El equipo de Pelé en El Campín

El Santos de Sao Paulo, comandado por la figura del Brasil campeón en México, visitó a Independiente Santa Fe en 1970

Pelé, Canessa y Sekularac

El astro brasilero Edson Arantes do Nascimento “Pelé” fue el emblema de la Selección Brasil 70, campeona mundial en México y uno de los mejores oncenos de la historia del fútbol.

Desplegando un juego colectivo y de buena técnica, aquel Brasil ganó los seis partidos que disputó en el torneo (incluyendo una goleada 4-1 ante Italia en la final) y se consagró como una de las mejores selecciones que se hayan visto en los mundiales.

Pelé jugaba en el Santos FC, uno de los principales clubes de Sao Paulo y del fútbol brasilero, que tres meses después de aquella Copa Mundial de México vendría a Bogotá a jugar un amistoso ante el primer campeón colombiano.

Fue el 24 de septiembre en el estadio Nemesio Camacho El Campín. En Santa Fe se distinguía el yugoslavo Dragoslav Sekularac, múltiple campeón con el Estrella Roja de Belgrado y una de las figuras de la Selección Yugoslavia.

También vestían la camiseta albirroja Alfonso Cañón y Víctor Campas, jugadores de gran talento y que marcarían época en Santa Fe.

Para arbitrar el encuentro se invitó además a otra figura internacional: el chileno Mario Canessa, uno de los principales réferis del fútbol colombiano y que se radicaría definitivamente en Bogotá.

Canessa, junto con Pelé y Sekularac, se tomaron el habitual retrato protocolario del partido, que quedó como registro de ese partido memorable.

Iniciado el partido, Douglas y Carlos Alberto anotaron para la visita. Campas descontó para el local. Así terminó la primera parte. En el segundo tiempo, Santa Fe buscó la igualdad y estuvo a punto de lograrlo, pues en esa intención llegó un tiro penal a su favor.

El uruguayo Walter Sossa, (goleador del campeonato de ese año con 27 tantos), cobró el penal, pero su remate fue atajado por el arquero Edevar. Finalmente Santos se quedó con la victoria y dejó una buena imagen en el público bogotano.

Ese año, Santa Fe se ubicó en el tercer lugar, y en la temporada siguiente consiguió el campeonato en una serie final ante Nacional que se definió con partido extra en Cali.

Ficha técnica

Santa Fe: Sancovic (Ovejero), González (Manjarrés), Martínez (Basilico), Rodríguez, Aguirre, Veselinovic, Sekularak, Cañón, Forero (Rubio), Sossa (erró penal) y Campas.

Gol: Campas (32 PT).

Santos: Edevar (tapó penal), Carlos Alberto, Ramos Delgado, Djalma Díaz, Rildo, Leo (Marcial), Lima (Turcao), Manuel María, Pipole (Douglas), Pelé (Davi) y Abel.

Goles: Douglas (5 PT) y Carlos Alberto (7 PT).

Estadio Nemesio Camacho El Campín de Bogotá, 24 de septiembre de 1970.

“A mí me ganó el corazón la hinchada de Santa Fe”: Eduardo Galeano

El destacado escritor uruguayo asistió a un clásico bogotano y en él se cautivó con la afición santafereña

Por Camilo Rueda Navarro

Eduardo Galeano, laureado escritor y periodista uruguayo -también reconocido por su afición al fútbol-, asistió a una edición del clásico bogotano en el marco de una visita suya a Colombia.

Y en el partido, del campeonato de 1998, se cautivó con la parcial roja: “A mí me ganó el corazón la hinchada de Santa Fe”, fueron sus palabras en una entrevista de un programa de la televisión pública hoy rescatado por Señal Colombia.

“En el primer tiempo iban perdiendo y jugando bastante mal, la verdad sea dicha. Podían haber ido perdiendo por más de un gol. Millonarios estaba jugando mucho mejor…”, narró para el programa Grand Prix. “…y aún así la hinchada con un fervor a prueba de balas, de excepciones, de desesperanza, contra toda evidencia, saltando y celebrando a su equipo y dándole ánimo”, agregó.

Alberto Galvis, entrevistador de Galeano, cuestionó que esa emotividad de la hinchada debiera controlarse, lo que el autor, un conocedor a profundidad del tema, descartó. “El fútbol no tiene la culpa de la violencia que a veces estalla en las tribunas”, dijo.

En esa ocasión, varios hinchas de la tribuna lateral norte cayeron al celebrar en “avalancha” un gol de Millonarios. Indagado por ese incidente, Galeano sopesó que “al fin y al cabo, ese desastre que ocurrió no es el resultado de ninguna pelea, no hay nada violento, nada agresivo. Fue nada más que una expresión de alegría”. Eso sí señaló que “hay que saber alegrarse de manera más sana”.

El encuentro en mención tuvo lugar el 6 de mayo de 1998 en el Estadio Nemesio Camacho El Campín y se saldó con resultado de 2-2. En esa temporada, las igualdades se definían en tanda de penales, y en ella se impuso Santa Fe.

En el cuadro rojo se destacó Léider Preciado, autor de los dos goles del “Expreso Rojo”. Con sus anotaciones, Preciado se enrumbaba al Mundial de Francia 98, mientras que en la tribuna un incógnito asistente venido desde el sur de la Patria Grande se enamoraba de la divisa santafereña gracias a la pasión de su hinchada.

Era Eduardo Galeano, autor de obras trascendentales como “Las venas abiertas de América Latina”, una especie de economía política latinoamericana, y “El fútbol a sol y sombra”, considerada una biblia para los fanáticos del fútbol y de la literatura.

Galeano nació el 3 de septiembre de 1940 en Montevideo. Fue periodista de varios medios, entre ellos el semanario Marcha. Estuvo exiliado durante la dictadura militar uruguaya. Escribió varios libros, ensayos y artículos que le valieron reconocimiento internacional. Falleció en su ciudad natal el 13 de abril del 2015.

Gol olímpico de Omar Pérez en el Atanasio

En la temporada 2012, en visita al Nacional, el capitán del Expreso Rojo anotó desde el tiro de esquina

Una de las joyas de Omar Pérez con la camiseta de Santa Fe es el gol olímpico que le hizo a Nacional en su casa.

Fue el 7 de octubre del 2012, cuando Santa Fe, que venía de conseguir su séptima estrella tras 37 años de espera, le empató 2-2 al equipo verde de Antioquia.

En el minuto 44 del primer tiempo, Pérez abrió el marcador con un gol olímpico, una modalidad que rara vez se ve en el fútbol.

De hecho, apenas es el segundo que se registra en la historia de Santa Fe, tras el conseguido por John Reino en el año 2000 en visita a Cartagena.

Castellanos rompe récord de imbatibilidad en Santa Fe

El meta nortesantandereano supera al mítico Agustín Julio, quien ostentaba el récord en el arco cardenal

castellanos-record

Por Redacción Goal

Leandro Castellanos se inscribió para siempre en la historia de Independiente Santa Fe al convertirse en el arquero con mayor número de minutos sin recibir gol en el club capitalino, al sumar 685 minutos este sábado en la victoria 1-0 sobre Huila.

El meta nortesantandereano fue figura ante los opitas y gracias a su destacada participación logró superar los 637 minutos que tenía hasta la fecha el mítico Agustín Julio, hoy miembro de las directivas del club capitalino.

Este buen momento del portero cardenal lo podría acercar de nuevo a la Selección Colombia. Castellanos hizo parte de algunas convocatorias de Pékerman pero no volvió a ser tenido en cuenta debido al nivel de Camilo Vargas (Deportivo Cali) y David González (DIM).

¡Supercampeones!

Ante Nacional en El Campín, Santa Fe gana la Superliga de Campeones 2015

superliga-santa-fe-2015

El 27 de enero del 2015, Independiente Santa Fe obtuvo su segundo título de Superliga, al vencer 2-0 al Atlético Nacional en el juego de vuelta de la serie, disputado en el estadio Nemesio Camacho El Campín, de Bogotá.

Yerri Mina y Luis Páez fueron los autores de los goles que le dieron el triunfo a Santa Fe. El partido de ida había quedado 2-1 a favor de Nacional.

El título le dio cupo al Expreso Rojo para disputar la Copa Suramericana de ese año, de la que a la postre salió campeón y que se convirtió en el primer trofeo continental de su historia.

La Superliga 2015 fue el último torneo del fútbol colombiano patrocinado por la Organización Ardila Lülle, propietaria del Atlético Nacional, el equipo batido por el León.

En el 2013, en la misma fecha, Santa Fe había ganado su primera Superliga, en esa ocasión ante el rival de patio, Millonarios, al que venció en los dos juegos de la serie.

Los técnicos bicampeones

Gustavo Costas se suma a Julio Tocker como los únicos entrenadores que han ganado dos estrellas con Santa Fe

tocker-y-costas

El argentino Gustavo Costas se convirtió en el segundo entrenador en conseguir dos estrellas con Independiente Santa Fe. Ya había sido campeón del torneo clausura 2014 y en su segunda etapa con el equipo ganó otra estrella, la novena en la historia del club.

Costas se suma así a su compatriota Julio Tocker, que consiguió los títulos de 1958 y 1960, y quien era hasta el momento el único entrenador en repetir un campeonato de liga con Santa Fe.

Tocker había llegado a Colombia como jugador en la época en que se iniciaba el fútbol profesional. Pero una grave lesión le truncó su carrera y pasó a ser director técnico.

En 1958 salió campeón con Santa Fe, pero en la siguiente temporada dejó el club para ir al Deportivo Cali. Lo sucedió Juan José Ferraro, también argentino y quien disputó su última temporada como jugador profesional ese año con Santa Fe y pasó a ser su entrenador.

Ferraro tuvo una regular campaña (quedó octavo), por lo que la dirigencia santafereña volvió a buscar a Tocker para que reasumiera el equipo en el torneo de 1960. Pero antes de volver al banquillo santafereño, el entrenador gaucho realizó una gira por Argentina, en la que reclutó a cinco jugadores que reforzaron un cuadro que a la postre fue campeón y llegó a ser considerado “el mejor Santa Fe de la historia”.

Gracias a Tocker, Santa Fe bordó su segunda y tercera estrellas, y llegó a disputar la semifinal de la Copa Libertadores en 1961.

Gustavo Costas (también exjugador) no sólo igualó el palmarés de su compatriota con la octava y novena estrellas, sino que ya es el entrenador con más títulos en la historia del club: tres nacionales y uno internacional.

costas-2016

En el 2014 le ganó la liga al Medellín, al año siguiente superó a Nacional en la superliga, y en su regreso en el 2016, consiguió en Japón la Copa Suruga (la única intercontinental del fútbol colombiano) y la novena estrella, que obtuvo en una reñida final con el Deportes Tolima.