Carlos Alberto Pandolfi, el sindicalista goleador

Tres años en Santa Fe le bastaron para consagrarse en la historia del club. Ha sido uno de sus mejores delanteros y con sus goles ayudó a conquistar la sexta estrella. Además ha sido promotor de la organización de los futbolistas y dirigente del gremio

Por Historia de Santa Fe

Carlos Alberto Pandolfi ha sido uno de los mejores delanteros de la historia de Independiente Santa Fe. Nacido en 1945 en Buenos Aires, llegó al primer campeón colombiano en 1975 y fue fundamental en esa campaña para conquistar el título, la sexta estrella del León.

Esa temporada, Pandolfi anotó 23 goles, con los cuales se ganó el cariño de la afición santafereña. En total anotó 41 goles en 118 partidos con Santa Fe, club con el que estuvo tres temporadas. Una de sus anotaciones (al América en 1977) está entre las más recordadas, pues se consiguió en el último minuto del partido y sirvió para clasificar a las finales del torneo.

Luego regresó a Argentina, donde jugó el último tramo de su carrera profesional con el Temperley. Antes, había jugado en clubes como Nueva Chicago, Chacarita Juniors y Estudiantes de La Plata, entre otros.

Tanto en Argentina como en Colombia fue promotor de la organización de los futbolistas para defender sus derechos e intereses. En su país natal ha sido uno de los principales dirigentes de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), la organización que los representa y a la que Pandolfi sigue vinculado aún hoy.

En Colombia fue uno de los precursores en esa causa, que sólo cristalizaría al llegar el siglo XXI con el surgimiento de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) que después de varios intentos obtuvo el reconocimiento institucional para un sindicato de jugadores.

En 1976, Pandolfi apareció en la revista Alternativa, publicación militante que abordaba la situación de los movimientos populares del país y la actualidad política nacional. En su edición 82, se le presenta como “uno de los líderes del movimiento sindical de futbolistas”.

En entrevista con ese medio, el entonces goleador santafereño explicó que FAA logró varias conquistas, como un estatuto del jugador, gracias al cual se empezaron a hacer convenios colectivos de trabajo para los futbolistas en Argentina. La agremiación también emprendió obras sociales para los jugadores y sus familias.

“Cuando nació la FAA el jugador argentino tenía muchas obligaciones y pocos derechos. Se le trataba como una vaca”, explicó Pandolfi. Luego del sindicato, éste “le ha ayudado a sentirse persona y a aliviar algunos de sus problemas”, agregó.

Anuncios

Homenaje a Kaor Dokú, único campeón de 1948 vivo

Independiente Santa Fe entrega una placa conmemorativa y una camiseta personalizada al único sobreviviente del primer título del fútbol profesional colombiano

Foto: Santa Fe

El estadio Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla fue el escenario de un homenaje a José Kaor Dokú, exfutbolista barranquillero que hizo parte de la nómina del primer campeón nacional y único sobreviviente de aquel título.

En la antesala del partido entre Independiente Santa Fe y Junior de la fecha 14 del torneo colombiano, Santa Fe le entregó una placa conmemorativa y una camiseta con el número 48 y su apellido. El homenaje se realizó con motivo de los 70 años del campeonato de 1948, el primero disputado en el país y que fue obtenido por el Expreso Rojo, que se impuso al propio Junior de Barranquilla, el favorito al título.

En la antesala del partido, Dokú también estuvo en la concentración del equipo bogotano y compartió con todo el plantel. Ya en el estadio, el Junior también le obsequió una camiseta.

Dokú, nacido en 1924 de un matrimonio colombojaponés, también hizo parte de la Armada Nacional, que recientemente le había hecho otro reconocimiento, al entregarle la “Espada Naval”, alta distinción de esa fuerza.

Con Santa Fe jugó entre 1948 y 1953, cuando interrumpió su carrera deportiva por la Guerra de Corea, de la que es veterano. Actualmente reside en Barranquilla.

Morelo hace historia: es el máximo goleador de Santa Fe en Libertadores

El delantero destrona a Omar Pérez con las 10 anotaciones que alcanzó en la Copa

Por Sebastián Castillo
Futbolred

El cordobés Wilson Morelo ‘destronó’ este martes a Omar Pérez como máximo goleador de Independiente Santa Fe en la Copa Libertadores. El atacante llegó a 10 tantos, uno más que el argentino, con el conjunto cardenal en el torneo más importante del continente, tras anotar dos de los goles en la victoria 3-0 de los bogotanos sobre Santiago Wanderers, por el juego de vuelta de la tercera fase de la competición.

Morelo anotó su primer gol con Santa Fe en Libertadores el 26 de febrero de 2015 frente a Colo Colo, de Chile, en la segunda fecha del grupo A. En aquella oportunidad el oriundo de Montería marcó una tripleta frente a los australes.

Adicionalmente, el delantero se convirtió en el máximo artillero del conjunto capitalino en torneos Conmebol con 14 tantos, superando a Pérez que se quedó con 13 dianas. Por otro lado, el cordobés es uno de los pocos delanteros en convertir un ‘hat-trick’ en Copa Libertadores (contra Colo Colo el 26-02-2015) y Copa Sudamericana (frente a LDU Loja el 20-08-2015).

Goles de Morelo en Libertadores

20-02-18: Santa Fe 3 – 0 S.Wanderers. Dos goles.

13-02-18: S.Wanderers 1 – 2 Santa Fe. Dos goles.

01-02-18: Táchira 2 – 3 Santa Fe. Dos goles.

05-05-15: Estudiantes 2 – 1 Santa Fe. Un gol.

26-02-15: Santa Fe 3 – 1 Colo-Colo. Tres goles.

Victoria de Santa Fe ante Táchira por Copa Conmebol

En 1996, Independiente Santa Fe superó al Deportivo Táchira en El Campín

Con un contundente 3-0, el rojo bogotano avanzó a la siguiente fase de la Copa Conmebol. El juego de ida había finalizado 2-2.

Santa Fe jugó con la siguiente formación: Julio; Flórez, Garcés, Méndez, Upegui; Gutiérrez, Salcedo, Zea, Vidales; Wittinghan y Díaz. Anotaron Méndez, Garcés y Wittinghan.

Fallece Alberto Perazzo, leyenda de Independiente Santa Fe

El argentino Alberto Orlando Perazzo hace parte de la nómina campeona en 1960, una de las mejores de la historia santafereña

Perazzo jugó en Santa Fe entre 1959 y 1963

Este 14 de enero, a los 82 años, murió Alberto Orlando Perazzo, figura de Independiente Santa Fe en los años 60.

“Totogol”, de nacionalidad argentina, es uno de los delanteros más destacados que haya pasado por el Expreso Rojo. Hizo parte de la nómina campeona de 1960, considerada una de las mejores de la historia santafereña.

Con la camiseta del cuadro bogotano anotó 105 goles en los 162 partidos que disputó. También fue semifinalista de la Copa Libertadores en 1961 y subcampeón colombiano en 1963.

Además jugó en San Lorenzo de Almagro y Argentinos Juniors. Sus hijos, Orlando y Walter, también jugaron para Independiente Santa Fe en los años 80.

La leyenda del diez cardenal: una historia de Omar Pérez

Tras superar los vaivenes de su carrera, el argentino Omar Sebastián Pérez Marcos llegó a convertirse en uno de los más importantes jugadores de la historia de Santa Fe

Omar Pérez campeón con Santa Fe luego de 37 años

Por José Luis Fernández Chavarría

Omar Sebastián Pérez Marcos hace parte de una generación de jugadores formada por Jorge Griffa, que como entrenador de divisiones inferiores de Newell’s Old Boys había promovido en primera categoría a futbolistas como Jorge Valdano, Américo Gallego, Ricardo Giusti, Gabriel Batistuta, Fabián Basualdo, Roberto Sensini, Fernando Gamboa, Mauricio Pochettino, Gerardo Martino, Maxi Rodríguez, Juan Simón, Walter Samuel, Aldo Duscher, Julio Zamora, Pablo Guiñazú, Abel Balbo y Gabriel Heinze.

Luego al servicio del Club Atlético Boca Juniors, promovió a primera a jugadores como Nicolás Burdisso, Éver Banega, Sebastián Battaglia, Fernando Gago, Carlos Tévez y al talentoso Omar Sebastián, que debutó a los 19 años con la camiseta xeneize.

Omar Pérez en portadas de la revista “El Gráfico” (1998 y 2002)

Omar se volvió uno de los jugadores con más proyección en Boca, donde alternó la titular en los equipos campeones del torneo argentino (2000), Libertadores (2000 y 2001) y la Intercontinental (2000). Incluso algunos críticos vieron en su juego el reemplazo de Juan Román Riquelme, sobretodo en el torneo de verano de 2002, al que llegó como titular y en el que le marcó un gol a River Plate en la goleada 4-0 de su equipo ante su eterno rival.

Sin embargo, el destino de Omar Sebastián era lejos del equipo donde se formó debido a que en el primer semestre del 2003 se le diagnosticara una lesión crónica de rodilla (llamada sinovitis) que lo alejó de tener una proyección internacional de alto nivel. Su papel en Boca Juniors se relegó a un segundo plano y a la postre se dio su salida hacia otro club en la siguiente temporada.

De esta forma, Omar Sebastián llega a Banfield para la temporada 2003-2004, donde cumple un decoroso papel que inclusive lo lleva a actuciones memorables, como un doblete que le hizo a River Plate en el Monumental. Con la camiseta del “Taladro” mostró el talento y el gran estilo de su juego en ese partido memorable.

No obstante, debido a su lesión, Omar Sebastián no logra jugar más que 21 partidos. Al final de temporada, las directivas de Banfield deciden no renovarle su contrato. Por tanto, el “Pelado”, como le llaman sus amigos, buscó otros rumbos donde pudiera desplegar su talento y jugar más partidos. Así se da su llegada al Junior de Barranquilla de la liga colombiana, que sin tanto renombre en el plano continental, le promete a Omar Sebastián más minutos de juego y un contrato por partido jugado.

En el equipo barranquillero, Omar desplego todo el talento que lo había hecho ser uno de los jugadores de mayor proyección en Argentina. Suma 33 partidos y 15 goles con Junior (uno de ellos desde mitad de cancha) y llega a ser una de las grandes figuras del equipo, que se conoraría campeón del torneo finalización 2004, superando al Atlético Nacional en la ciudad Medellín, en una de las disputas más emotivas que se recuerden para definir un título profesional en Colombia y que se resolvió en los penales tras un 3-0 de ida y un 5-2 en la vuelta.

Junior de Barranquilla campeón del fútbol colombiano en 2004 con Omar Pérez

Aquel despliegue de talento en el Junior catapultó a Omar al fútbol mexicano para la siguiente temporada. Llegó al Jaguares de Chiapas, donde a la postre solo jugó tres partidos debido al recrudecimiento de su lesión de rodilla. Tras su paso por México, regresó al futbol colombiano. Primero a Junior y luego para vestir la camiseta del Real Cartagena, donde tuvo inconvenientes por un impago que lo llevó a interponer una demanda ante la FIFA.

Sin embargo, Omar Sebastian no desistió del fútbol profesional y para la temporada 2008 arribaría al Independiente Medelín, donde volvió a tener minutos y a recuperar parte de su buen juego. Al final de ese año disputó la final del fútbol colombiano frente al América de Cali, en la que se quedó con el subcampeonato. Ese año, el “Pelado” anotó 10 goles en 38 partidos disputados y fue una de las grandes figuras del equipo.

Dicha actuación lo llevaría a ser uno de los jugadores más atractivos del fútbol colombiano de cara a la temporada 2009. Varios equipos buscaron su contratación, pero el volante argentino optaría por el Independiente Santa Fe de la ciudad de Bogotá, que pese a no disputar torneos internacional y de acumular 35 años sin ser campeón colombiano, fue el equipo que más le llamó la atención por su historia y el desafío que representaba aquella sequía de títulos (ver video).

Superando el más optimista de los pronósticos, Omar Sebastián Pérez Marcos se convirtió en el jugador con más gloria del club Independiente Santa Fe tras asumir su camiseta número diez. El “Pelado” llevó al Expreso Rojo a ganar 7 torneos de índole local (3 ligas, 3 superligas y 1 Copa Colombia) y también lo condujo a ser el único club colombiano en ganar una Copa Sudamericana (2015) y una Copa Suruga Bank en Japón (2016).

Omar Pérez campeón de la Copa Suruga Bank 2016

Fueron incontables las destacadas actuaciones de Omar Sebastián con Independiente Santa Fe. Por ejemplo, sus dos goles para la Copa Colombia 2009, el centro para el gol de la séptima estrella y el gol olímpico a Nacional en el 2012. También sus goles y asistencias en la Copa Libertadores 2013 que sirvieron para llegar a la semifinal, sus anotaciones para el campeonato de liga del 2014 o la memorable anotación ante Colo Colo en el estadio Monumental de Santiago en el 2015.

Nueve años después de su llegada a Santa Fe, se anuncia su salida del club, con lo que se cierra uno de los ciclos de uno de los jugadores más triunfadores en la historia del fútbol colombiano. Un crack que debió haber jugado en Europa o ser el conductor de la Selección Argentina, hechos que no se dieron pero sí el haberse convertido en uno de los mayores referentes y emblemas de Independiente Santa Fe.

Para aquellos que tuvimos el placer de ver a este diez cardenal en la cancha en sus mejores años, nos llena la nostalgia y la melancolía verlo partir. No sólo por ser el mejor jugador de la etapa más gloriosa de Santa Fe, sino porque a su llegada prometió algo que en su momento parecía imposible e inalcanzable, pero que con su trabajo y al hermoso destino que le permitió ser santafereño, lo llevaron a la cúspide del fútbol colombiano y continental.

Omar Sebastián Pérez Marcos, toda una leyenda cardenal, estará para siempre entre los más grandes jugadores de la historia del Club Independiente Santa Fe. Tal vez un nuevo azar del destino nos devuelva parte del maravilloso fútbol que vimos con él y un poco de la fe que se tuvo cuando vino al equipo para protagonizar estos nueve gloriosos años.

“El fútbol puede acabar la guerra”: la historia de Dairon Mosquera

Sobreviviente del conflicto, sueña con llegar a la Selección y con vivir en un país en paz. “Hay que ir paso a paso para lograrla”, dice.

Dairon Mosquera (izquierda) celebra con Luis Manuel Seijas un gol marcado por Copa Libertadores en El Campín

Por Revista Semana*

Semana: ¿Cuándo comenzó a jugar?

Dairon Mosquera: Desde los 4 años. El fútbol fue una herencia, pues mis ocho hermanos lo jugaban. Mi vida en Napipí (corregimiento de Bojayá) fue muy chévere. Yo jugaba por pura recocha, hasta tres veces al día. El pueblo tenía una cancha y un equipo. El balón era del pueblo y nos lo íbamos rotando.

Semana: ¿Cómo llegó al fútbol profesional?

D. M.: Desde chiquito preferí el fútbol al estudio y siempre me destaqué. Tuve suerte, cuando la Alcaldía organizó un torneo y unos señores eligieron a un muchacho de cada vereda y corregimiento. Así llegué a Cali, donde pasé por dos clubes menores, y luego al Atlético Bucaramanga. De ahí pasé al Cortuluá, al Medellín y ahora estoy en el Santa Fe.

Semana: ¿Recuerda la masacre de Bojayá?

D. M.: Los guerrilleros vivían en el pueblo, pero no pasaba mucho. Ese día, sin embargo, yo estaba en casa con mi familia y de pronto oímos un tiroteo y luego un golpe tremendo. Estábamos asustados, pues sabíamos que debía haber muchos muertos. Esas cosas duelen.

Semana: Casi 5.000 personas abandonaron Bojayá. ¿Ustedes por qué se quedaron?

D. M.: Nadie quería que pasara lo que pasó, pero después volvió la normalidad y seguimos tranquilos. Hoy el municipio sigue un poco olvidado, aunque ahí se ha ido reconstruyendo.

Semana: ¿Considera que otros podrían ver su historia como un modelo por seguir?

D. M.: A mí me hace falta mi familia, pero cuando uno tiene un sueño pelea por él. En Bojayá hay gente orgullosa y pendiente de mí, que se vuelve hincha del equipo al que llego. El camino que me falta es largo. Yo quiero triunfar y llegar a Inglaterra y a la selección. Voy lento pero seguro.

Semana: Si pudiera hablarle a un político de su región, ¿qué le pediría?

D. M.: Que es necesario pensar en otras cosas. Allá se apoya muy poco el deporte. El fútbol puede acabar la guerra porque trae tranquilidad. Hay que quitarle el protagonismo a la violencia y darles espacios a los más pequeños para que se diviertan y se salgan de la guerra. Hay que darle la oportunidad a todo ese talento que hay.

Semana: ¿Está haciéndole fuerza al proceso de paz?

D. M: Claro. ¿Quién no va a querer la paz para Colombia? Creo que es difícil, pero no imposible. Hay que ir paso a paso para lograrla.

*Publicada originalmente en enero del 2014