Copa Colombia 1989: la estrella que no fue

Santa Fe ganó la Copa Colombia en un año en que se canceló la liga de fútbol profesional y el título fue declarado desierto.

santa fe 1989

Por Camilo Rueda Navarro

Independiente Santa Fe fue el campeón de la Copa Colombia de 1989, la última edición de dicho torneo antes de que se reorganizara bajo el nuevo formato anual con equipos de primera y segunda división.

Esa temporada tuvo la particularidad de que el torneo rentado fue cancelado a causa del asesinato del árbitro Álvaro Ortega el 15 de noviembre de 1989 en la ciudad de Medellín después de dirigir un partido.

Las autoridades atribuyeron el crimen a narcotraficantes que sintieron afectados sus intereses con la actuación de Ortega. Ese asesinato y la presión del gobierno llevaron a la División Mayor del Fútbol Colombiano a suspender el campeonato y declarar desierto el título por primera vez en el país.

En esa época, la influencia del narcotráfico permeó todos los estamentos de la sociedad colombiana, entre ellos el fútbol, que fue víctima de los embates de los carteles del narcotráfico, que se apoderaron de algunos equipos y se valieron de métodos extradeportivos para su beneficio.

La última copa

La Copa Colombia se disputó a mediados de año y antes de la suspensión de la liga profesional. El certamen se organizó con una primera fase con tres grupos regionales que integraban a los 15 equipos profesionales que existían en ese momento.

Santa Fe compartió el grupo B con Bucaramanga, Cúcuta, Millonarios y Tolima. El grupo A estuvo integrado por América, Cali, Once Caldas, Pereira y Quindío; y en el C fueron ubicados Nacional, Medellín, Junior, Sporting y Unión Magdalena.

Otra de las características de ese torneo fue que se contabilizaba una sola tabla de posiciones, de la cual saldrían los ocho mejores para disputar las instancias finales.

Santa Fe clasificó como el tercer mejor equipo y le correspondió la llave de cuartos de final con Deportes Quindío. Las otras llaves las conformaron Junior y Pereira; Millonarios y América; y Medellín versus Magdalena.

Los ganadores fueron América, Junior, Santa Fe y Unión. En semifinales, el León debió enfrentar al América de Cali e igualó 1-1 en la ida. En la revancha en Bogotá se impuso 3-1 y clasificó a la final. En la otra llave, el “Ciclón bananero” se impuso ante su clásico rival, Junior, y fue el otro finalista.

La serie final empezó en Santa Marta el 28 de junio con marcador de 0-0. El partido definitivo fue a los dos días en Bogotá, donde Santa Fe se impuso con un 2-1 que le dio el título.

El certamen, además, otorgaba a los cuatro mejores equipos una bonificación para las instancias finales de la liga. Santa Fe recibió 0.5 puntos extra en condición de campeón; Magdalena recibió 0.375; Junior 0.25 y América 0.125.

Santa Fe era dirigido por Diego Édison Umaña y contaba entre sus filas con destacados jugadores como Freddy Rincón, Héctor “El Rambo” Sossa y Adolfo “El Tren” Valencia.

En el segundo semestre, la liga se reanudó a pesar de que el gobierno nacional había señalado irregularidades jurídicas, contables, financieras y de seguridad en el fútbol profesional.

Sólo con la pérdida de una vida, la del árbitro Ortega, se decidió suspender indefinidamente el campeonato, y a la larga fue declarado desierto. Pero quedó para las páginas de la historia santafereña aquella Copa Colombia, extraviada en medio de las noticias de sobornos, amenazas, muertes y corrupción.

Veinte años después, y bajo el nuevo formato, Santa Fe volvió a conseguir dicho trofeo, su segunda Copa Colombia. Triunfos que fueron un oasis en medio del desierto de los 37 años que se demoró en llegar la séptima estrella.

Anuncios