La leyenda del diez cardenal: una historia de Omar Pérez

Tras superar los vaivenes de su carrera, el argentino Omar Sebastián Pérez Marcos llegó a convertirse en uno de los más importantes jugadores de la historia de Santa Fe

Omar Pérez campeón con Santa Fe luego de 37 años

Por José Luis Fernández Chavarría

Omar Sebastián Pérez Marcos hace parte de una generación de jugadores formada por Jorge Griffa, que como entrenador de divisiones inferiores de Newell’s Old Boys había promovido en primera categoría a futbolistas como Jorge Valdano, Américo Gallego, Ricardo Giusti, Gabriel Batistuta, Fabián Basualdo, Roberto Sensini, Fernando Gamboa, Mauricio Pochettino, Gerardo Martino, Maxi Rodríguez, Juan Simón, Walter Samuel, Aldo Duscher, Julio Zamora, Pablo Guiñazú, Abel Balbo y Gabriel Heinze.

Luego al servicio del Club Atlético Boca Juniors, promovió a primera a jugadores como Nicolás Burdisso, Éver Banega, Sebastián Battaglia, Fernando Gago, Carlos Tévez y al talentoso Omar Sebastián, que debutó a los 19 años con la camiseta xeneize.

Omar Pérez en portadas de la revista “El Gráfico” (1998 y 2002)

Omar se volvió uno de los jugadores con más proyección en Boca, donde alternó la titular en los equipos campeones del torneo argentino (2000), Libertadores (2000 y 2001) y la Intercontinental (2000). Incluso algunos críticos vieron en su juego el reemplazo de Juan Román Riquelme, sobretodo en el torneo de verano de 2002, al que llegó como titular y en el que le marcó un gol a River Plate en la goleada 4-0 de su equipo ante su eterno rival.

Sin embargo, el destino de Omar Sebastián era lejos del equipo donde se formó debido a que en el primer semestre del 2003 se le diagnosticara una lesión crónica de rodilla (llamada sinovitis) que lo alejó de tener una proyección internacional de alto nivel. Su papel en Boca Juniors se relegó a un segundo plano y a la postre se dio su salida hacia otro club en la siguiente temporada.

De esta forma, Omar Sebastián llega a Banfield para la temporada 2003-2004, donde cumple un decoroso papel que inclusive lo lleva a actuciones memorables, como un doblete que le hizo a River Plate en el Monumental. Con la camiseta del “Taladro” mostró el talento y el gran estilo de su juego en ese partido memorable.

No obstante, debido a su lesión, Omar Sebastián no logra jugar más que 21 partidos. Al final de temporada, las directivas de Banfield deciden no renovarle su contrato. Por tanto, el “Pelado”, como le llaman sus amigos, buscó otros rumbos donde pudiera desplegar su talento y jugar más partidos. Así se da su llegada al Junior de Barranquilla de la liga colombiana, que sin tanto renombre en el plano continental, le promete a Omar Sebastián más minutos de juego y un contrato por partido jugado.

En el equipo barranquillero, Omar desplego todo el talento que lo había hecho ser uno de los jugadores de mayor proyección en Argentina. Suma 33 partidos y 15 goles con Junior (uno de ellos desde mitad de cancha) y llega a ser una de las grandes figuras del equipo, que se conoraría campeón del torneo finalización 2004, superando al Atlético Nacional en la ciudad Medellín, en una de las disputas más emotivas que se recuerden para definir un título profesional en Colombia y que se resolvió en los penales tras un 3-0 de ida y un 5-2 en la vuelta.

Junior de Barranquilla campeón del fútbol colombiano en 2004 con Omar Pérez

Aquel despliegue de talento en el Junior catapultó a Omar al fútbol mexicano para la siguiente temporada. Llegó al Jaguares de Chiapas, donde a la postre solo jugó tres partidos debido al recrudecimiento de su lesión de rodilla. Tras su paso por México, regresó al futbol colombiano. Primero a Junior y luego para vestir la camiseta del Real Cartagena, donde tuvo inconvenientes por un impago que lo llevó a interponer una demanda ante la FIFA.

Sin embargo, Omar Sebastian no desistió del fútbol profesional y para la temporada 2008 arribaría al Independiente Medelín, donde volvió a tener minutos y a recuperar parte de su buen juego. Al final de ese año disputó la final del fútbol colombiano frente al América de Cali, en la que se quedó con el subcampeonato. Ese año, el “Pelado” anotó 10 goles en 38 partidos disputados y fue una de las grandes figuras del equipo.

Dicha actuación lo llevaría a ser uno de los jugadores más atractivos del fútbol colombiano de cara a la temporada 2009. Varios equipos buscaron su contratación, pero el volante argentino optaría por el Independiente Santa Fe de la ciudad de Bogotá, que pese a no disputar torneos internacional y de acumular 35 años sin ser campeón colombiano, fue el equipo que más le llamó la atención por su historia y el desafío que representaba aquella sequía de títulos (ver video).

Superando el más optimista de los pronósticos, Omar Sebastián Pérez Marcos se convirtió en el jugador con más gloria del club Independiente Santa Fe tras asumir su camiseta número diez. El “Pelado” llevó al Expreso Rojo a ganar 7 torneos de índole local (3 ligas, 3 superligas y 1 Copa Colombia) y también lo condujo a ser el único club colombiano en ganar una Copa Sudamericana (2015) y una Copa Suruga Bank en Japón (2016).

Omar Pérez campeón de la Copa Suruga Bank 2016

Fueron incontables las destacadas actuaciones de Omar Sebastián con Independiente Santa Fe. Por ejemplo, sus dos goles para la Copa Colombia 2009, el centro para el gol de la séptima estrella y el gol olímpico a Nacional en el 2012. También sus goles y asistencias en la Copa Libertadores 2013 que sirvieron para llegar a la semifinal, sus anotaciones para el campeonato de liga del 2014 o la memorable anotación ante Colo Colo en el estadio Monumental de Santiago en el 2015.

Nueve años después de su llegada a Santa Fe, se anuncia su salida del club, con lo que se cierra uno de los ciclos de uno de los jugadores más triunfadores en la historia del fútbol colombiano. Un crack que debió haber jugado en Europa o ser el conductor de la Selección Argentina, hechos que no se dieron pero sí el haberse convertido en uno de los mayores referentes y emblemas de Independiente Santa Fe.

Para aquellos que tuvimos el placer de ver a este diez cardenal en la cancha en sus mejores años, nos llena la nostalgia y la melancolía verlo partir. No sólo por ser el mejor jugador de la etapa más gloriosa de Santa Fe, sino porque a su llegada prometió algo que en su momento parecía imposible e inalcanzable, pero que con su trabajo y al hermoso destino que le permitió ser santafereño, lo llevaron a la cúspide del fútbol colombiano y continental.

Omar Sebastián Pérez Marcos, toda una leyenda cardenal, estará para siempre entre los más grandes jugadores de la historia del Club Independiente Santa Fe. Tal vez un nuevo azar del destino nos devuelva parte del maravilloso fútbol que vimos con él y un poco de la fe que se tuvo cuando vino al equipo para protagonizar estos nueve gloriosos años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s