Los técnicos bicampeones

Gustavo Costas se suma a Julio Tocker como los únicos entrenadores que han ganado dos estrellas con Santa Fe

tocker-y-costas

El argentino Gustavo Costas se convirtió en el segundo entrenador en conseguir dos estrellas con Independiente Santa Fe. Ya había sido campeón del torneo clausura 2014 y en su segunda etapa con el equipo ganó otra estrella, la novena en la historia del club.

Costas se suma así a su compatriota Julio Tocker, que consiguió los títulos de 1958 y 1960, y quien era hasta el momento el único entrenador en repetir un campeonato de liga con Santa Fe.

Tocker había llegado a Colombia como jugador en la época en que se iniciaba el fútbol profesional. Pero una grave lesión le truncó su carrera y pasó a ser director técnico.

En 1958 salió campeón con Santa Fe, pero en la siguiente temporada dejó el club para ir al Deportivo Cali. Lo sucedió Juan José Ferraro, también argentino y quien disputó su última temporada como jugador profesional ese año con Santa Fe y pasó a ser su entrenador.

Ferraro tuvo una regular campaña (quedó octavo), por lo que la dirigencia santafereña volvió a buscar a Tocker para que reasumiera el equipo en el torneo de 1960. Pero antes de volver al banquillo santafereño, el entrenador gaucho realizó una gira por Argentina, en la que reclutó a cinco jugadores que reforzaron un cuadro que a la postre fue campeón y llegó a ser considerado “el mejor Santa Fe de la historia”.

Gracias a Tocker, Santa Fe bordó su segunda y tercera estrellas, y llegó a disputar la semifinal de la Copa Libertadores en 1961.

Gustavo Costas (también exjugador) no sólo igualó el palmarés de su compatriota con la octava y novena estrellas, sino que ya es el entrenador con más títulos en la historia del club: tres nacionales y uno internacional.

costas-2016

En el 2014 le ganó la liga al Medellín, al año siguiente superó a Nacional en la superliga, y en su regreso en el 2016, consiguió en Japón la Copa Suruga (la única intercontinental del fútbol colombiano) y la novena estrella, que obtuvo en una reñida final con el Deportes Tolima.

Un 5-1 que también disfrutó el público femenino

En una contundente victoria santafereña ante Bucaramanga se destacó la presencia de varias mujeres en las tribunas del Campín

eltiempo-60

Si bien en el siglo XXI resulta habitual ver mujeres en las tribunas de los estadios colombianos, no siempre fue así, menos en una sociedad machista donde el fútbol ha sido un deporte predominantemente masculino.

Sin embargo, en los años 60 ya había presencia de aficionadas en el fútbol profesional, como lo resalta la prensa en sus páginas deportivas.

El 6 de noviembre de 1960, Independiente Santa Fe se encarrilaba hacia su tercera estrella. Ese día doblegó 5-1 al Atlético Bucaramanga en el estadio El Campín.

El partido lo disfrutaron unos 38 mil espectadores, y el diario El Tiempo destacó entre ellos al público femenino.

eltiempo-60-b

“La euforia de los goles hizo estremecer las graderías. Dos damas aclamaron cada una a su turno a los conjuntos de sus preferencias: la primera a Santa Fe, la segunda a Bucaramanga”, registra el pie de foto de una serie de imágenes centradas en dos aficionadas que vivieron aquel partido.

El Santa Fe de 1960, dirigido por el argentino Julio Tócker, desplegó un gran fútbol al punto de llegar a ser considerado como el mejor de la historia.

Santa Fe llega a la Copa Libertadores

En 1960, el Expreso Rojo ganó su tercera estrella y accedió por primera vez a la Copa de Campeones de América (rebautizada luego como Copa Libertadores). Al equipo de ese año se le considera “el mejor Santa Fe de la historia”.

sf 1960

Por Camilo Rueda Navarro

Bevilacqua, Rodríguez, Milne, Aponte, Silva, Tovar, Campana, Reznik, Panzutto, Perazzo y González. Es una de las formaciones más recordadas en la historia de Independiente Santa Fe. Aquel equipo, que se empezó a confeccionar en 1958 con la segunda estrella, ha sido catalogado como “el mejor Santa Fe de la historia”.

La versión 60 del Expreso Rojo fue dirigida por el argentino Julio Tocker, quien reclutó a cinco jugadores de su patria como refuerzo: Leonardo Bevilacqua (de Gimnasia), Ricardo Campana (Ferro Carril Oeste), Guillermo Milne (Argentinos Juniors), Juan Montero (San Lorenzo) y Miguel Reznik (Almagro).

La legión gaucha ya la integraban Osvaldo Panzutto y Alberto Perazzo, quienes habían llegado a Bogotá para convertirse en dos de los mejores jugadores de la historia cardenal.

En Cali el 11 de diciembre de 1960, con un empate 1-1 ante América (su perseguidor y a la postre subcampeón), Santa Fe consiguió su tercera estrella. El título se ratificó con victorias ante Cúcuta y Medellín en las dos últimas fechas del torneo.

Con la obtención del campeonato, Santa Fe consiguió su tercer título oficial y la clasificación a la segunda edición de la Copa de Campeones de América, que había sido creada ese mismo año para enfrentar a los ganadores de los países afiliados a la Conmebol.

Dicho torneo continental fue renombrado luego como “Copa Libertadores” con el propósito de homenajear a los héroes de la independencia iberoamericana y cuya primera edición fue ganada por Peñarol de Uruguay.

Campaña admirable

Santa Fe debió jugar esa temporada un total de 44 partidos, de los cuales ganó 22, empató 17 y perdió 5, lo que le permitió cosechar 61 puntos (en esa época se otorgaban dos por triunfo), seis más que el subcampeón América.

El Expreso Rojo anotó 95 goles y recibió 64. Panzutto fue el máximo anotador santafereño, con 25 tantos, mientras que Perazzo marcó en 20 ocasiones. También se destacó en el cuadro cardenal Héctor “Zipa” González.

El camino al título inició el 21 de agosto, cuando Santa Fe perdía el clásico ante Millonarios por 2-0 pero mostró casta de campeón y al final remontó 3-2. A los pocos días se repitió la hazaña, al lograr un empate 4-4 ante Pereira después de ir perdiendo 4-0.

Panzutto fue el símbolo de ese equipo, “un hombre de gran coraje y temperamento que nunca daba nada por perdido”, según lo describe el historiador Guillermo Ruiz.

Aquellos años maravillosos de Santa Fe

Hernando “Mono” Tovar rememora las mejores épocas de Santa Fe, cuando el equipo obtuvo dos estrellas (1958 y 1960) y llegó a las semifinales de la Copa Libertadores de 1961.

Tovar jugó en el equipo cardenal entre 1954 y 1966. Luego fue entrenador de las divisiones inferiores y hoy se dedica a atender su negocio personal, la Taberna del Rey Arturo, ubicada en la carrera 15 con 93, en el norte de Bogotá.

Junto con el “Zipa” González y Carlos Aponte, Tovar también integró la Selección Colombia que participó en el Mundial de Chile ’62. Hoy espera, desde la tribuna, que Santa Fe reedite las épocas gloriosas de entonces y llegue aún más lejos.