Gol cien en un clásico: Léider, Omar y las Leonas

Léider Preciado, Omar Pérez y Santa Fe femenino comparten el haber anotado el centenar de goles oficiales en un clásico bogotano.

La paraguaya Fany Gauto anotó el gol número 100 de la historia del conjunto femenino de Independiente Santa Fe. Ocurrió durante el clásico bogotano válido por la fecha 2 del torneo 2020. La volante de las Leonas abrió el marcador del partido, disputado el 21 de octubre en el municipio de Mosquera, que terminó 3-2 para Santa Fe.

De esta forma, las Leonas se suman a Léider Preciado y a Omar Pérez en haber anotado el gol 100 de sus carreras a Millonarios.

El de Léider se registró el 22 de agosto del 2004. Preciado llegó al clásico capitalino con 98 goles en su carrera. Con una tripleta, superó los cien goles oficiales. A la postre se convertiría en el mayor goleador del clásico bogotano, con 15 tantos.

Omar convirtió su centenar de goles oficiales el 31 de agosto del 2014, en partido que culminó 1-0 para el Expreso Rojo.

Y las Leonas, en su cuarta temporada de profesionalismo, completaron su centenar de goles ante el mismo rival, gracias el tanto de Gauto, de tiro penal.

El gol de mi vida: el que nos condujo a la octava estrella

seijas gol de mi vida

El gol de mi vida, por Luis Manuel Seijas


Jugando la semifinal en el Atanasio Girardot, por poco se consuma del todo la maldición de los penales fallados que padecía Santa Fe durante todo el torneo. Pero el venezolano Luis Manuel Seijas estaba ahí para impedirlo: un gol que se convirtió en estrella.

Santa Fe y Racing en la Copa Libertadores

santa fe vs racing

El 29 de marzo de 1967, Independiente Santa Fe recibió a Racing Club por la fase de grupos de la Copa Libertadores.

En el Estadio Nemesio Camacho El Campín, los dos equipos posaron juntos para una foto histórica. A la postre, la “Academia” fue el campeón del torneo y luego se impuso en la Copa Intercontinental.

En Santa Fe ya jugaba Alfonso Cañón, máxima figura en la historia cardenal, mientras que Racing contaba con estrellas como Roberto Perfumo y Alfio Basile.

El 14 de diciembre del 2014, el equipo de Avellaneda consiguió el campeonato argentino y clasificó a la Copa Libertadores, mientras que Santa Fe accedía a la final del torneo colombiano bajo la dirección de Gustavo Costas -exjugador, extécnico y figura de Racing-, y también obtenía cupo en el torneo continental.

En el 2016, los dos conjuntos vuelven a disputar el trofeo tras superar la primera fase (ante Puebla y Oriente Petrolero, respectivamente).

En 17 juegos quedó el invicto cardenal como local en Libertadores

Atlético Mineiro acabó con la racha sin derrotas que poseía Santa Fe en el Campín por la Copa Libertadores

santa fe libertadores 2013

Formación de Santa Fe en la Copa Libertadores 2013, edición en la que no perdió ningún partido en casa

Por Camilo Rueda Navarro

Desde 1980, Independiente Santa Fe no perdía un partido por la Copa Libertadores en condición de local. Fue un invicto de 17 juegos que terminó el 18 de marzo del 2015, cuando Atlético Mineiro se impuso por 1-0, en un partido en el que el cuadro local desperdició varias ocasiones de gol.

Emelec de Guayaquil había sido el último equipo en imponerse de visita ante Santa Fe, cuando el 30 de marzo de 1980 se llevó para su casa un triunfo por 2-1. El 2 de abril siguiente, los cardenal se recompusieron y vencieron 1-0 a Universidad Católica de Ecuador. El triunfo, no obstante, no alcanzó para avanzar a la segunda fase del torneo.

Santa Fe volvió a la copa en el 2006 a la fase preliminar. Con un empate sin goles ante Defensor Sporting de Uruguay, el León avanzó a la fase de grupos, gracias a los goles que marcó en condición de visitante (2-2 en la ida).

Luego vino un empate 2-2 ante Bolívar de Bolivia, y victorias ante Estudiantes de La Plata (3-1) y Sporting Cristal de Perú (2-1). El 2 de mayo de ese año, por los octavos de final, Santa Fe derrotó 3-1 a Chivas de Guadalajara, resultado que sin embargo lo dejó eliminado del certamen, pero que alargó a seis los juegos sin perder en casa.

En el 2013, el invicto continuó con empate 1-1 ante Tolima, victoria 1-0 ante Cerro Porteño de Paraguay, y triunfo 2-0 ante Real Garcilaso de Perú. Luego vino un luchado triunfo 1-0 ante Gremio de Brasil en los octavos de final, y de nuevo una victoria 2-0 ante Garcilaso en los cuartos.

En la semifinal, el Expreso Rojo se impuso 1-0 ante Olimpia de Paraguay, resultado que fue insuficiente para clasificar a la gran final, luego de la derrota 2-0 de la ida en Asunción. A pesar de la eliminación, Santa Fe quedó como uno de los equipos más destacados del torneo, con apenas dos derrotas en 12 partidos.

En el 2014, por la fase preliminar, se registró un triunfo 1-0 ante Monarcas de México que sirvió para acceder a la fase de grupos. Ya en la misma, Santa Fe venció 3-1 a Nacional de Paraguay, y empató 2-2 ante Zamora de Venezuela, y 1-1 con Atlético Mineiro, el verdugo del invicto.

El último triunfo de la serie de 17 partidos sin perder se dio en la segunda fecha de la edición 2015, con una imponente victoria de 3-1 ante Colo Colo de Chile. Ante Mineiro se terminó el invicto que se prolongó por cinco torneos y 35 años. Además, fue la primera caída ante un club brasilero, tras un empate ante Palmeiras (1961), una victoria ante Gremio (2013) y un empate ante el propio Mineiro (2014).

La octava maravilla

El hincha de Santa Fe que ama su historia y que se enorgullece de su equipo, tiene que leer el libro “La octava maravilla”, de Carlos Eduardo González

la octava maravilla portada

Por Nicolás Samper

Alguna vez conté que el Santa Fe que, futbolísticamente hablando, me llenó los ojos fue el de 1988. Lo dirigía Diego Umaña. Lamento mucho que el hincha santafereño mucho más joven que yo no lo alcanzara a ver. Es de esos equipos –como el Cali del 85-86– que mereció ganar un campeonato y que no lo pudo hacer por tantas circunstancias que hicieron que nuestro fútbol fuera tan cuestionado en los ochenta.

Pero no se quedó con las manos vacías: obtuvo la Copa Colombia de 1989, un premio que no dejó estéril a la generación de ‘Checho’ Angulo, Rincón, Balbis, ‘Pollo’ Díaz, Niño y compañía. Gracias al libro La octava maravilla, de Carlos Eduardo González, recordé entonces que ese grupo finalmente sí consiguió dar una merecida vuelta olímpica.

El hincha de Santa Fe que ama su55 historia y que se enorgullece de su equipo, tiene que leer este libro. Porque el énfasis del texto es justamente recordar las páginas alegres, las que de la mano del primer equipo campeón en 1948 empezaron a construir, peldaño a peldaño, una pasión que hoy más que nunca continúa viva.

Hay historias imperdibles, como la importancia de la esposa de ‘Pancho’ Hormazábal en el equipo de 1975, el que logró la sexta estrella, cuento contado además por Juan Carlos Sarnari y Luis Gerónimo López, así como aquella reunión de ese mismo plantel en la que ni siquiera le permitieron entrar al entrenador para zanjar diferencias de grupo.

Y claro, hay registro de partidos que en la mente del aficionado pueden refundirse con facilidad, como aquellos enfrentamientos ante Borussia Dortmund y Bayern Múnich. O aquella vez que Santa Fe se dio el lujo de vencer a Hungría en 1950. Poco tiempo después los húngaros se convertirían en la mejor selección del mundo, solamente frustrada por su dolorosa derrota en la final del Mundial de 1954. No se queda atrás el famoso Santa Fe-Santos que reunió, cara a cara, a los dos Pelé: el blanco, Sekularac, y el negro, Edson Arantes do Nascimento, en la grama del estadio El Campín.

En tiempos de vacas gordas triunfales –lo que jugó Santa Fe frente a Colo-Colo, es ejemplo de esto– es bueno evocar a través de este libro a los que antes sembraron su propia semilla de gloria, esa que sigue viva en el sentimiento rojo.

Santa Fe de gira por México

En diciembre de 1953, Santa Fe emprendió una gira por tierras aztecas en la que disputó siete partidos amistosos.

santa fe mexico

Por Camilo Rueda Navarro

Entre diciembre de 1953 y enero de 1954, Independiente Santa Fe realizó una gira por México, en la que celebró partidos amistosos con varios clubes de ese país. En total fueron siete los encuentros disputados, en los que el “Expreso Rojo” registró tres victorias, un empate y tres derrotas.

El primer encuentro fue el 12 de diciembre de 1953 ante el Oro. Santa Fe se impuso por 3-2. La siguiente salida fue ante el Atlas de Guadalajara, el 17 de diciembre, con una nueva victoria cardenal por 3-1.

El 20 de diciembre el rival fue el Deportivo León, que se impuso 4 goles a 2. Una semana después, Santa Fe enfrentó al “Chivas” de Guadalajara, con el que se registró el único empate de la gira, a cero goles.

El primero de enero de 1954, en Cuernavaca, Santa Fe superó 2-1 al Marte de México, logrando la tercera victoria en suelo azteca. En la misma ciudad, el 6 de enero, Zacatepec se impuso 1-0 ante la visita cardenal. La gira terminó el 9 de enero, con caída 2-1 ante Tampico.

El goleador de la gira fue el uruguayo Juan Carlos Toja, con seis goles. En la nómina cardenal se destacaron Efraín “Caimán” Sanchez y Hernando Moyano; los argentinos Rubén Padín, Norberto Pairoux y Juan Carlos Pellegrino; y el húngaro Georgy Marick. La dirección técnica estuvo a cargo del argentino Alfredo Cuezzo.

Partidos oficiales

Más de medio siglo después, Santa Fe regresaría a México con motivo de la Copa Libertadores. El 26 de abril del 2006, en el estadio Jalisco, Santa Fe cayó 3-0 ante “Chivas” de Guadalajara, cuadro que se impuso en la serie de octavos de final luego del 3-1 de la revancha en Bogotá.

En el 2014, el turno fue para Monarcas de Morelia, que el 28 de enero ganó 2-1 en el juego de ida pero a la postre perdió la serie, tras el 1-0 en El Campín, gracias al gol en condición de visitante marcado por Omar Pérez.

El 17 de febrero del 2015 se registró la primera victoria de Santa Fe en México por torneos oficiales. Los cardenales se impusieron 1-0 ante Atlas por la primera fecha de la Copa Libertadores, con gol de Luis Carlos Arias.

“Santa Fe, la octava maravilla”: libro que reconstruye sus momentos felices

La publicación incluye un apartado dedicado a jugadores memorables que han pasado por el equipo.

octava estrella foto

Por El Tiempo

Aunque el periodista deportivo Carlos Eduardo González venía trabajando en su libro sobre Santa Fe desde hace cerca de dos años, los dos últimos triunfos del equipo de fútbol fueron clave para ver su obra por fin en las vitrinas de las librerías colombianas.

“Era muy difícil hacer una historia de Santa Fe, porque son 73 años y reunirlos da para casi una enciclopedia”, cuenta González, autor también de Colombia Mundial, que publicó el año pasado.

Por eso, cuando el autor se decidió a hacer el libro del equipo ‘cardenal’, pensó que lo más indicado era abarcar los momentos felices de su historia. “En ese momento eran siete estrellas, de igual número de títulos ganados, más algunas otras cositas, como los partidos amistosos y perfiles de sus jugadores más recordados”, dice el autor.

Para dar con muchos de los datos curiosos, el periodista se pasó a vivir durante varios meses al archivo de El Tiempo y comenzó a reconstruir estos momentos. “Me tocó sentarme, periódico por periódico, con cuaderno en mano, porque no había fechas, ni nada”, dice.

“El libro, en ese sentido, puede ser caprichoso, pues no habla de los momentos tristes del equipo. Es decir, ese bache entre 1975 y el 2012 sin títulos no lo cubro”, agrega González.

La publicación incluye un apartado dedicado a jugadores memorables que han pasado por Santa Fe: Luis Jerónimo López, el ‘Mono’ Tovar, Ómar Pérez, Léider Preciado, Adolfo el ‘Tren’ Valencia, Fredy Rincón y Alfonso Cañón.

Precisamente, uno de los logros que más enorgullecen al autor fue haber contactado a Hugo Gottardi, que estaba de asistente técnico en Rosario Central (Argentina). “Mandé un correo a la página de ese equipo y les expliqué el proyecto. Cuál fue mi sorpresa cuando Gottardi me concedió una entrevista muy completa”, anota.

“Gottardi, para la historia del fútbol colombiano, es muy importante porque es el único que ha sido dos veces goleador de un torneo de manera consecutiva. Pero para mí, en particular, era la época en que iba al estadio cada vez que jugaba Santa Fe y pagaba la boleta por verlo jugar, porque era uno de esos delanteros inolvidables”, concluye.

Santa Fe campeón, por octava ocasión

El poeta Federico Díaz Granados escribe un texto sobre cómo el Independiente Santa Fe se consagró campeón del futbol colombiano

santa fe poesia

Por Federico Díaz Granados

Cuando Luis Sánchez dio el pitazo final, el grito acumulado y contenido explotó. Fue la ratificación de todos aquellos años condensados en un solo segundo como una instantánea de asombros y recuerdos. En ese soplo del tiempo regresaron a mi memoria tantas tardes y tantas noches de frustraciones y pequeñas alegrías, temporadas de inmensas ilusiones y sueños intactos, campañas perdidas y torneos fracasados. Atrás quedaban, de una vez y para siempre, las cábalas y los talismanes desacertados. Por fin volvíamos a ser campeones, a la justa medida de nuestras nostalgias y dichas.

Esta noche todo volvió a tener sentido, como aquel domingo 15 de julio de 2012 cuando celebramos la séptima estrella después de 36 años, 6 meses y 24 días. Volví a entender el signo de las adversidades: las salidas cabizbajos de oriental, el dolor de una jornada perdida, las dichas efímeras en algunos clásicos (el 3-2 en el 84 con un gol de Carpene de 40 metros, el 3-2 cuatro años después y ese golazo de Morresi, el 7-3 del 92), el botín de oro de “Checho” Angulo en el 88, la zurda del “Pollo Díaz”, Las Copas Colombia del 89 y 2009, Gotardi, las temporadas 87 y 88 y por supuesto el gol de Copete al Deportivo Pasto en 2012. Nunca olvidamos la promesa: volveremos volveremos… Las cosas no resultan como las planeamos. Hubiera preferido no esperar tanto, pero valió la pena. Fue maravilloso llegar hasta acá así, porque aguardamos y eso templó el carácter, la paciencia y nos dejó lecciones básicas para la vida. Todo el tiempo de las derrotas pasó en un latido “Nosotros los de entonces ya no somos los mismos” diría Neruda pero ese estadio, esa tribuna y ese cántico aún nos llena de ilusión y sueños.

“Santa Fe campeón” es música y poesía para toda una hinchada acostumbrada al fracaso y la derrota. Es una nueva banda sonora para la vida. No sé, ni me importa, si Santa Fe volverá a ser campeón. Pero hoy la vida volvió a saldar esta vieja deuda. Y volveremos a llorar y a soñar en tardes soleadas y noches lluviosas en el estadio. Otros se especializan en ganar campeonatos. Santa Fe justifica el corazón y la pasión porque no es un equipo diseñado para dar vueltas olímpicas sino para despertar el fervor de una hinchada.

Ahora es tiempo de festejo, de vuelta olímpica, de confetis y papelitos en el aire. Es tiempo de gratitudes para unos nombres y un director técnico que desde hoy harán parte de una mitología de afectos y certezas. Esos nombres se repetirán miles de veces y se convertirán en un santo y seña de la alegría y de este instante de gloria.

Recordarán la Colombia de estos días, convulsa y contradictoria, Hablarán que fue el año de la reconciliación entre Cuba y Estados Unidos. Fue el año en el que nos abandonaron Juan Gelman, José Emilio Pacheco y el padre de Macondo: Gabriel García Márquez. 2014 permitió que Gustavo Cerati se entregara al sueño eterno, entre otros. Pero fue el año en que una noche en “El Campín” todo tuvo otro matiz y otro color. No importa: supimos esperar para que por fin, al día siguiente nos aplaudieran al llegar a las oficinas o nos llamaran los viejos compañeros de la escuela, como en aquel cuento de Mempo Giardinelli que me recuerda por un solo instante, la noche en que el mundo entero se llamó Independiente Santa Fe.

*Publicado originalmente en circulodepoesia.com