Castellanos rompe récord de imbatibilidad en Santa Fe

El meta nortesantandereano supera al mítico Agustín Julio, quien ostentaba el récord en el arco cardenal

castellanos-record

Por Redacción Goal

Leandro Castellanos se inscribió para siempre en la historia de Independiente Santa Fe al convertirse en el arquero con mayor número de minutos sin recibir gol en el club capitalino, al sumar 685 minutos este sábado en la victoria 1-0 sobre Huila.

El meta nortesantandereano fue figura ante los opitas y gracias a su destacada participación logró superar los 637 minutos que tenía hasta la fecha el mítico Agustín Julio, hoy miembro de las directivas del club capitalino.

Este buen momento del portero cardenal lo podría acercar de nuevo a la Selección Colombia. Castellanos hizo parte de algunas convocatorias de Pékerman pero no volvió a ser tenido en cuenta debido al nivel de Camilo Vargas (Deportivo Cali) y David González (DIM).

Murió Manuel Ovejero, arquero campeón con Santa Fe

El exjugador falleció este domingo en Buenos Aires, a los 82 años. Con Santa Fe ganó el campeonato de 1971

Ovejero (primero arriba a la izquierda) obtuvo con Santa Fe el título de 1971

Ovejero (primero arriba a la izquierda) obtuvo con Santa Fe el título de 1971

Manuel Ovejero, nacido en Jujuy (Argentina) el 24 de mayo de 1933, comenzó su carrera en Atlético Tucumán. Luego fue suplente de Amadeo Carrizo en River Plate. También actuó en Lanús y Argentinos Juniors, en el Necaxa de México, y en Defensor Lima de Perú.

En Santa Fe debutó el 19 de enero de 1969, en la victoria a domicilio sobre el Cúcuta Deportivo (1-0 con gol del brasileño Pipico). Jugó 146 partidos oficiales con el club bogotano, con el que estuvo hasta 1972.

manuel ovejero

Su mejor momento fue en el torneo de 1971, cuando Santa Fe consiguió su quinta estrella, tras vencer en un partido extra por el título al Atlético Nacional, en Cali (3-2, el 10 de febrero de 1972). A finales del siguiente año decidió retirarse del fútbol.

*Con información de El Tiempo

“En Santa Fe juego donde me pongan”: Devanni arquero

En 1967, Santa Fe superó al Deportivo Cali en el Pascual Guerrero, en un partido en el que terminó con diez hombres y con arquero improvisado

El diario El Espectador destacó la actuación de Devanni

El diario El Espectador destacó la actuación de Devanni

Por Camilo Rueda Navarro

Omar Lorenzo Devanni jugó 158 partidos con Independiente Santa Fe y en ellos anotó 82 goles. En 1966 fue el goleador del torneo, con 31 tantos que fueron claves para conseguir la estrella de ese año, la cuarta del historial. Sin embargo, su talento no sólo se disfrutó en el ataque del “Expreso Rojo”, pues también ofició de arquero.

Fue el 17 de septiembre de 1967, en el estadio Pascual Guerrero de Cali. Ese día, Santa Fe vencía 2-0 al Deportivo Cali, con goles de Claudionor Cardoso y Alfonso Cañón. El portero titular, Osvaldo Ayala, había pedido el cambio por una molestia física. Manuel Pacheco lo sustituyó, pero en el segundo tiempo se lesionó y se retiró del juego. Así las cosas, sin arquero y con un hombre menos, Santa Fe tuvo que recurrir a un jugador de campo para cubrir la portería y aguantar la diferencia.

Devanni tomó el puesto con seguridad y por buena parte del segundo tiempo sacó el arco en cero. Al final se mantuvo el 2-0 ante un difícil rival, que a la postre sería el campeón del torneo. La afición caleña aplaudió “sin reservas” al equipo vencedor, según registran las crónicas del partido.

“Yo en Santa Fe juego donde me pongan”, respondió Devanni a la prensa, que lo interrogaba sobre su inusual actuación en el arco. El goleador argentino explicó que aunque en partidos informales había actuado de portero, lo suyo era el ataque. Pero que se ponía al servicio de Santa Fe, así le tocara evitar los goles en vez de hacerlos.

Muere Manuel “Manolín” Pacheco, exarquero de Santa Fe

Falleció este viernes en Bogotá a los 83 años. Fue tres veces campeón con el Expreso Rojo

manuel pacheco
Por Eltiempo.com

Este viernes, en horas de la mañana, murió en Bogotá el exarquero Manuel ‘Manolín’ Pacheco, quien se destacó en el fútbol colombiano defendiendo los colores de Independiente Santa Fe, equipo con el que fue campeón tres veces de la Liga: 1958, 1960 y 1966.

Pacheco nació en Barranquilla, pero vivía en la capital del país, donde se sometía al tratamiento médico de la diálisis tres veces a la semana. Sus hijos le ayudaban económicamente a él y a su esposa.

Aparte de Santa Fe, club en el que estuvo en dos etapas (1955-1961 y 1965-1969), ‘Manolín’ Pacheco también jugó en Sporting de Barranquilla, Atlético Manizales, Deportivo Cali e Independiente Medellín. En 1970 se retiró del fútbol profesional.

Paz en la tumba del gran ‘Manolín’ Pacheco.

Aquel 23 de noviembre

El arquero Camilo Vargas marcó el histórico gol con que Santa Fe derrotó 1-0 a Millonarios, un triunfo que metió al equipo cardenal entre los ocho mejores del torneo finalización 2011.

camilo vargas

Por Rodrigo Urrego Bautista

Camilo Vargas, el joven arquero de Santa Fe, parecía un testigo de excepción de lo que parecía ser la eliminación de su equipo. Su presencia en la cancha había pasado inadvertida, porque Millonarios, ya clasificado a los cuartos de final, había renunciado a pelear por el clásico 265 y el simple empate le servía para sellar la suerte de su eterno rival.

Pero Vargas, que no había hecho ni siquiera una atajada decisiva, quiso pasar a la historia. Con timidez, en el último minuto del partido apareció en el área en lo que parecía ser una presencia desesperada.

Ómar Pérez, la otra figura de la cancha, cobró un tiro de esquina. Los defensas de Millonarios se ocuparon de custodiar al paraguayo Centurión y el arquero Vargas aprovechó su soledad. Se levantó con más fe que técnica y tocó el balón con su cabeza.

Nelson Ramos, el arquero de Millonarios, responsable del empate hasta ese momento, no tuvo reacción. La pelota entró ceñida al palo y los jugadores de Santa Fe corrieron a abrazar a su arquero, al que la afición quería hacerle un monumento.

Un minuto le bastó a Vargas para pasar a la historia. Es el primer arquero de Santa Fe que en la historia ha marcado un gol en jugada en movimiento.

Paradójicamente, el arquero Camilo Vargas le dio lo único que le faltó a Santa Fe en todo el partido. La definición. Porque el dominio total de la pelota que tuvieron los cardenales desde el minuto 15 del primer tiempo se hizo intrascendente por la incapacidad de sus delanteros.

Ómar Pérez se cansó de poner de cara al gol a Óscar Rodas y sobre todo a Jonathan Copete, que tuvo dos clarísimas opciones en el primer tiempo, que no supo definir, y una más en la segunda parte, que lo único que permitió fue hacer figura al portero Ramos.

Y aunque necesitaba de la victoria, Santa Fe parecía sucumbir ante un Millonarios que salió sin afanes, a controlar con inteligencia el partido, y que se lo complicó solito porque tuvo en la zona izquierda de su defensa a dos jugadores erráticos: Alejandro Cíchero y Jarold Martínez.

En ataque, una sola aparición, la del paraguayo Jaison Ibarrola, que en una gran jugada individual, estuvo a punto de eliminar a Santa Fe. Millos perdió la posibilidad de sacar del camino al rival que más le complicó las cosas en todo el torneo.

Pero para mantenerse vivo, Santa Fe necesitaba marcar un gol. Y en la recta final del partido no había por dónde. Todo parecía consumado y Santa Fe lucía resignado a un empate que sabía a eliminación.

Pero Camilo Vargas no se sentía derrotado. En el último minuto del juego se fue al área rival para pasar a la historia. Una historia que lo tiene de elegido en los clásicos, pues el primero que disputó, el 11 de septiembre del 2010, le tapó un penal a Yovany Arrechea. Catorce meses después no fue decisivo con sus atajadas. Lo hizo con un gol que pasará a la historia. Un gol que bien merece una clasificación.

*Publicado originalmente en Semana.com