Un gol de Pandolfi, el mejor de los relatos de Pastor Londoño

El famoso gol de oro de Santa Fe al América es una de las mejores narraciones deportivas de Pastor Londoño, histórico de la radio colombiana.

Fue en una tarde lluviosa en Bogotá, la del 7 de noviembre de 1977. En el estadio El Campín, abarrotado de público pese al aguacero, Santa Fe se jugaba su clasificación ante el América de Cali en la última fecha del torneo regular.

A falta de siete minutos para el final, América ganaba 2-1 y la ilusión de clasificar se desvanecía. El León logró empatar, pero necesitaba la victoria para acceder a las finales.

Ya en el tiempo de adición llegó el milagro: Recúpero tomó un balón en mitad de la cancha y puso un centro en el área. Allí “apareció el goleador e ídolo argentino Carlos Alberto Pandolfi con un particular salto”, recuerda el locutor Rubén Darío Arcila.

“El impacto de cabeza superó al arquero y el balón entró llovido lentamente. Estalló la ciudad y el canto del gol fue atronador en la voz de Pastor. Se inflaron los globos de seda de todos los paraguas y aquella garganta privilegiada quedaría eternamente grabada en el alma de los bogotanos”, atestigua.

Es uno de los relatos más famosos de Pastor Londoño Pasos, quien llamó “Gol de oro” al crucial tanto de Pandolfi. Otros lo recuerdan como “el gol del minuto de Dios”. El propio Pandolfi lo exalta como uno de los mejores recuerdos de su carrera.

Pastor Londoño -figura de la radio fallecido a los 93 años- lo recordó como “el mejor gol de sus históricos relatos”, según consigna su colega Arcila.

Londoño ocupó varios roles en la radio, pero fue la narración deportiva “la que más alegrías le trajo, la que le permitió marcar una época, la que lo convirtió en uno de los históricos de los medios de comunicación”, explica, por su parte, el periodista José Orlando Ascencio.

Entre sus narraciones se encuentran carreras ciclísticas, la Copa América de 1975 y el fútbol profesional colombiano.

Carlos Alberto Pandolfi, el sindicalista goleador

Tres años en Santa Fe le bastaron para consagrarse en la historia del club. Ha sido uno de sus mejores delanteros y con sus goles ayudó a conquistar la sexta estrella. Además ha sido promotor de la organización de los futbolistas y dirigente del gremio

Por Historia de Santa Fe

Carlos Alberto Pandolfi ha sido uno de los mejores delanteros de la historia de Independiente Santa Fe. Nacido en 1945 en Buenos Aires, llegó al primer campeón colombiano en 1975 y fue fundamental en esa campaña para conquistar el título, la sexta estrella del León.

Esa temporada, Pandolfi anotó 23 goles, con los cuales se ganó el cariño de la afición santafereña. En total anotó 41 goles en 118 partidos con Santa Fe, club con el que estuvo tres temporadas. Una de sus anotaciones (al América en 1977) está entre las más recordadas, pues se consiguió en el último minuto del partido y sirvió para clasificar a las finales del torneo.

Luego regresó a Argentina, donde jugó el último tramo de su carrera profesional con el Temperley. Antes, había jugado en clubes como Nueva Chicago, Chacarita Juniors y Estudiantes de La Plata, entre otros.

Tanto en Argentina como en Colombia fue promotor de la organización de los futbolistas para defender sus derechos e intereses. En su país natal ha sido uno de los principales dirigentes de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), la organización que los representa y a la que Pandolfi sigue vinculado aún hoy.

En Colombia fue uno de los precursores en esa causa, que sólo cristalizaría al llegar el siglo XXI con el surgimiento de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) que después de varios intentos obtuvo el reconocimiento institucional para un sindicato de jugadores.

En 1976, Pandolfi apareció en la revista Alternativa, publicación militante que abordaba la situación de los movimientos populares del país y la actualidad política nacional. En su edición 82, se le presenta como “uno de los líderes del movimiento sindical de futbolistas”.

En entrevista con ese medio, el entonces goleador santafereño explicó que FAA logró varias conquistas, como un estatuto del jugador, gracias al cual se empezaron a hacer convenios colectivos de trabajo para los futbolistas en Argentina. La agremiación también emprendió obras sociales para los jugadores y sus familias.

“Cuando nació la FAA el jugador argentino tenía muchas obligaciones y pocos derechos. Se le trataba como una vaca”, explicó Pandolfi. Luego del sindicato, éste “le ha ayudado a sentirse persona y a aliviar algunos de sus problemas”, agregó.