El único clásico bogotano con un ganador a nivel continental

En 1976, Santa Fe y Millonarios se enfrentaron en la fase de grupos de la Copa Libertadores. El primer duelo culminó igualado a un gol, pero el segundo terminó con victoria del cuadro cardenal por 1-0.

Por El Espectador

El 25 de marzo de 1976 Bogotá se paralizó mucho antes de que comenzara el partido entre Santa Fe y Millonarios por la primera ronda de la Copa Libertadores. Lo hizo desde bien temprano en la mañana, cuando los maestros del país tomaron la decisión de suspender actividades, y los niños llegaron a las aulas de los colegios distritales para un día de escuela y terminaron teniendo una jornada sin clases, de jugar fútbol, de hablar del encuentro entre cardenales y embajadores, de hacer círculos socráticos no para dialogar de la existencia sino para definir quiénes eran del bando azul y quiénes del rojo. “Más horas de sueño, más horas de fútbol y de deporte al aire libre”, dice la crónica de El Espectador, que trató de reflejar lo que hicieron los alumnos en la capital del país y que terminó hablando de algo más allá del problema de orden nacional: el clásico bogotano entre el campeón y el subcampeón.

La cultura dominical del hincha hizo ver ese jueves como si fuera un domingo más, un día en el que el azar fue mejor que la lógica y, por ende, muchos que no tenían planes terminaron en el estadio El Campín, viendo al árbitro paraguayo José Romei, uno de los primeros suramericanos que dirigieron en Europa, braveando de manera imponente a los jugadores que se paraban desafiantes frente a él.

También al arquero peruano Hugo Horacio Ballesteros atajando pelotas de gol, equivocándose en el minuto 41 tras soltar el balón luego de un tiro libre de Ramiro ‘El Bimbo’ Viáfara, que culminó, tras una serie de rebotes, con el remate seco de Juan Carlos Sarnari para el único gol del encuentro. “Su único error: la flojera de manos”, el texto que acompañó la calificación hombre por hombre de este diario. El aficionado de Santa Fe disfrutó del buen juego de Héctor Javier Céspedes, un definidor tranquilo, frío, a veces tan frío que parecía no sentir la emoción del juego, mucho menos el calor de un clásico, pero que siempre, a su manera, le hacía la vida imposible a Millonarios, club con el que debutó cuando tenía 17 años.

“Venía de un año duro por las lesiones y me estaba recuperando de a poco. Creo que entré en el minuto 20 del segundo tiempo, por orden de Francisco Hormazábal y solo tuve esa oportunidad. De hecho, lo único que hice fue empujarla y ya. Fue algo muy sencillo para la alegría tan inmensa que tuvimos, que generamos en la afición”, recuerda Juan Carlos Sarnari, no sin antes mencionar que en aquella época las banderas azules y rojas se mezclaban en la tribuna, que los únicos cruces entre hinchas eran de cánticos, que lo importante no era agredir al otro sino opacarlo con la voz.

Y mientras Sarnari vivió un momento especial, del otro lado, Miguel Ángel Coverti sufrió la rudeza de Alfonso ‘El Cachaco’ Rodríguez, el defensor que dejaba pasar la pelota, pero no al jugador. “Un gran jugador, siempre lo hemos reconocido, pero no está bien visto en él su juego antideportivo contra Alfonso Rodríguez”, diría la reseña de este diario y a lo que hoy, 42 años después, el mismo Converti contesta. “Era el roce normal que hay en un campo de fútbol. Se terminaba el partido y ya todo olvidado. Nunca tuve una mala intención, solo que ‘El Cachaco’ me entraba muy fuerte y no podía dejarme. Era la manera de vivir un clásico. De hecho, años después, entablamos una gran amistad, cuando él me dirigió en Santa Fe”, le dice Miguel Ángel a El Espectador.

Lo curioso de esta historia es que ese resultado no ayudó a Santa Fe, que terminó último del Grupo 4, con cuatro unidades, y que sí perjudicó de manera considerable a Millonarios que fue segundo de esa zona, pero que quedó fuera de carrera al completar seis puntos, dos menos que Alianza Lima de Perú, el club que avanzó a la segunda fase.

Morelo hace historia: es el máximo goleador de Santa Fe en Libertadores

El delantero destrona a Omar Pérez con las 10 anotaciones que alcanzó en la Copa

Por Sebastián Castillo
Futbolred

El cordobés Wilson Morelo ‘destronó’ este martes a Omar Pérez como máximo goleador de Independiente Santa Fe en la Copa Libertadores. El atacante llegó a 10 tantos, uno más que el argentino, con el conjunto cardenal en el torneo más importante del continente, tras anotar dos de los goles en la victoria 3-0 de los bogotanos sobre Santiago Wanderers, por el juego de vuelta de la tercera fase de la competición.

Morelo anotó su primer gol con Santa Fe en Libertadores el 26 de febrero de 2015 frente a Colo Colo, de Chile, en la segunda fecha del grupo A. En aquella oportunidad el oriundo de Montería marcó una tripleta frente a los australes.

Adicionalmente, el delantero se convirtió en el máximo artillero del conjunto capitalino en torneos Conmebol con 14 tantos, superando a Pérez que se quedó con 13 dianas. Por otro lado, el cordobés es uno de los pocos delanteros en convertir un ‘hat-trick’ en Copa Libertadores (contra Colo Colo el 26-02-2015) y Copa Sudamericana (frente a LDU Loja el 20-08-2015).

Goles de Morelo en Libertadores

20-02-18: Santa Fe 3 – 0 S.Wanderers. Dos goles.

13-02-18: S.Wanderers 1 – 2 Santa Fe. Dos goles.

01-02-18: Táchira 2 – 3 Santa Fe. Dos goles.

05-05-15: Estudiantes 2 – 1 Santa Fe. Un gol.

26-02-15: Santa Fe 3 – 1 Colo-Colo. Tres goles.

Santa Fe y Racing en la Copa Libertadores

santa fe vs racing

El 29 de marzo de 1967, Independiente Santa Fe recibió a Racing Club por la fase de grupos de la Copa Libertadores.

En el Estadio Nemesio Camacho El Campín, los dos equipos posaron juntos para una foto histórica. A la postre, la “Academia” fue el campeón del torneo y luego se impuso en la Copa Intercontinental.

En Santa Fe ya jugaba Alfonso Cañón, máxima figura en la historia cardenal, mientras que Racing contaba con estrellas como Roberto Perfumo y Alfio Basile.

El 14 de diciembre del 2014, el equipo de Avellaneda consiguió el campeonato argentino y clasificó a la Copa Libertadores, mientras que Santa Fe accedía a la final del torneo colombiano bajo la dirección de Gustavo Costas -exjugador, extécnico y figura de Racing-, y también obtenía cupo en el torneo continental.

En el 2016, los dos conjuntos vuelven a disputar el trofeo tras superar la primera fase (ante Puebla y Oriente Petrolero, respectivamente).

El Día sin carro, Santa Fe y la Copa Libertadores

En varias ocasiones, el “León” ha tenido partidos de copa programados en fechas de restricción vehicular en Bogotá

santa fe sin carro

Cuando la hinchada santafereña volvía a disfrutar de una Copa Libertadores tras un cuarto de siglo de ausencia, el calendario oficial ubicó el histórico partido en el “Día sin carro”.

Esta jornada, que promueve el uso de la bicicleta y el transporte público en la capital de Colombia, se celebra el primer jueves de febrero de cada año, desde el 2000, cuando se institucionalizó.

El 2 de febrero del 2006, cuando Santa Fe volvía al estadio Nemesio Camacho El Campín por la Copa Libertadores, el partido coincidió con esa fecha de restricción para los carros particulares.

Ese día se disputó el juego de vuelta de la llave entre Santa Fe y Defensor Sporting de Uruguay por la primera fase del torneo. La ida había finalizado con un 2-2 que, gracias al ítem de gol visitante, favoreció al rojo, y con un empate a cero goles accedió a la fase de grupos.

Varios años después, cuando Santa Fe recibía al Atlas de México por la última fecha de la fase de grupos de la copa, la alcaldía de Gustavo Petro programó una jornada adicional del Día sin carro.

Fue el 22 de abril del 2015, y el equipo capitalino se impuso en El Campín por 3-1, resultado que le dio el primer puesto del grupo y la clasificación a octavos de final.

A pesar de las dificultades con el transporte, el encuentro tuvo una buena concurrencia de público. Por la restricción, algunos hinchas impulsaron la iniciativa #AlEstadioEnBici para asistir al encuentro, pues éste se disputó durante el horario sin vehículos particulares.

El 4 de febrero del 2016, Santa Fe, la Copa Libertadores y el Día sin carro volvieron a coincidir, aunque en esta ocasión con motivo de un partido en condición de visitante. Los albirrojos visitaron a Oriente Petrolero de Bolivia por la primera fase de la competición y se impusieron 3-1 (primera victoria oficial en ese país).

Y en la edición 2018, Santa Fe se volvió a cruzar con la Copa Libertadores en un Día Sin Carro en Bogotá. Esta vez, para la visita del “Expreso Rojo” al Deportivo Táchira de Venezuela, hermano país al que la nómina santafereña arribó caminando desde el paso fronterizo.

Los jugadores de Santa Fe cruzando el Puente Internacional Simón Bolívar, que conecta a Colombia con Venezuela.

En San Cristobal, el primero de febrero, se programó la ida de una de las llaves eliminatorias del mayor torneo de clubes de Suramérica.

Santa Fe semifinalista de torneos Conmebol

En cinco ocasiones, Independiente Santa Fe ha disputado la fase semifinal de torneos oficiales de la Conmebol:

santa fe copa libertadores 1961Copa Libertadores 1961: Santa Fe 2-2 Palmeiras; Palmeiras 4-1 Santa Fe

copa conmebolCopa Conmebol 1996: Vasco da Gama 2-1 Santa Fe; Santa Fe 1-0 Vasco da Gama (6-5 en los penales)

sf 99Copa Merconorte 1999: Caracas 1-1 Santa Fe; Santa Fe 1-1 Caracas (4-2 en los penales)

santa_fe_2013Copa Libertadores 2013: Olimpia 2-0 Santa Fe; Santa Fe 1-0 Olimpia

sf luqueñoCopa Suramericana 2015: Sportivo Luqueño 1-1 Santa Fe; Santa Fe 0-0 Sportivo Luqueño

Santa Fe en los cuartos de final de la Copa Libertadores

La primera vez que llegó a esa instancia fue en 1961 tras superar al Barcelona ecuatoriano. En el 2013 repitió, al dejar eliminado al Gremio de Brasil, y en el 2015 llegó nuevamente a esa fase tras superar a Estudiantes.

Un gol de Wílder Medina ante Gremio dio la clasificación a cuartos de final de la Copa Libertadores 2013

Un gol de Wílder Medina ante Gremio dio la clasificación a cuartos de final de la Copa Libertadores 2013

Por Camilo Rueda Navarro

En su primera participación en la Copa Libertadores (en 1961), Independiente Santa Fe superó en la primera fase a Barcelona de Ecuador, luego de vencer 3-0 en la ida en Bogotá, y empatar 2-2 en la vuelta en Guayaquil.

Ya en los cuartos de final del torneo, el rival fue el Jorge Wilstermann de Cochabamba (Bolivia), al que también superó, para llegar a la semifinal, en la que cayó ante Palmeiras de Brasil.

Pasaron cuatro décadas para que Santa Fe volviera a acceder a estas instancias del mayor torneo de clubes del continente. Fue en la edición del 2013, cuando el equipo dirigido por Wilson Gutiérrez ganó el grupo 6 y debió enfrentar al Gremio de Porto Alegre en la fase de eliminación directa.

La ida en Brasil favoreció al local (2-1), aunque el gol del descuento, marcado por el capitán Omar Pérez de penal, dejó bien plantado al Expreso Rojo, pues en caso de vencer en la vuelta por un sólo tanto, el gol visitante le daría la clasificación.

El 16 de mayo en el estadio El Campín de Bogotá, los once leones alentados por más de 30.000 santafereños en la tribuna salieron en búsqueda de ese gol. Al minuto 34 del segundo tiempo, después de una buena jugada colectiva, Wilder Medina tomó el balón, eludió la defensa y venció la portería custodiada por Dida.

La esperada y luchada anotación a la postre definió el partido y la serie. El 1-0 bastó para clasificar por segunda vez en la historia a los cuartos de final de la Copa Libertadores, instancia en la que Santa Fe superó al Garcilaso de Perú.

Dos años después, ya con Gustavo Costas en el banquillo, Santa Fe accedió nuevamente a esa fase del torneo, tras eliminar a Estudiantes de la Plata –cuatro veces campeón de la copa-, tras caer 2-1 en Argentina e imponerse 2-0 en la revancha en Bogotá.

En la tercera ocasión que juegue los cuartos de final, Santa Fe deberá enfrentar al Internacional de Porto Alegre, otro campeón del torneo, como Gremio y Estudiantes. El único encuentro en el historial entre ambos clubes fue un amistoso jugado el 16 de enero de 1972 en Bogotá, con victoria 1-0 para el anfitrión. El “Inter”, además, es el rival de plaza del Gremio.