“A mí me ganó el corazón la hinchada de Santa Fe”: Eduardo Galeano

El destacado escritor uruguayo asistió a un clásico bogotano y en él se cautivó con la afición santafereña

Por Camilo Rueda Navarro

Eduardo Galeano, laureado escritor y periodista uruguayo -también reconocido por su afición al fútbol-, asistió a una edición del clásico bogotano en el marco de una visita suya a Colombia.

Y en el partido, del campeonato de 1998, se cautivó con la parcial roja: “A mí me ganó el corazón la hinchada de Santa Fe”, fueron sus palabras en una entrevista de un programa de la televisión pública hoy rescatado por Señal Colombia.

“En el primer tiempo iban perdiendo y jugando bastante mal, la verdad sea dicha. Podían haber ido perdiendo por más de un gol. Millonarios estaba jugando mucho mejor…”, narró para el programa Grand Prix. “…y aún así la hinchada con un fervor a prueba de balas, de excepciones, de desesperanza, contra toda evidencia, saltando y celebrando a su equipo y dándole ánimo”, agregó.

Alberto Galvis, entrevistador de Galeano, cuestionó que esa emotividad de la hinchada debiera controlarse, lo que el autor, un conocedor a profundidad del tema, descartó. “El fútbol no tiene la culpa de la violencia que a veces estalla en las tribunas”, dijo.

En esa ocasión, varios hinchas de la tribuna lateral norte cayeron al celebrar en “avalancha” un gol de Millonarios. Indagado por ese incidente, Galeano sopesó que “al fin y al cabo, ese desastre que ocurrió no es el resultado de ninguna pelea, no hay nada violento, nada agresivo. Fue nada más que una expresión de alegría”. Eso sí señaló que “hay que saber alegrarse de manera más sana”.

El encuentro en mención tuvo lugar el 6 de mayo de 1998 en el Estadio Nemesio Camacho El Campín y se saldó con resultado de 2-2. En esa temporada, las igualdades se definían en tanda de penales, y en ella se impuso Santa Fe.

En el cuadro rojo se destacó Léider Preciado, autor de los dos goles del “Expreso Rojo”. Con sus anotaciones, Preciado se enrumbaba al Mundial de Francia 98, mientras que en la tribuna un incógnito asistente venido desde el sur de la Patria Grande se enamoraba de la divisa santafereña gracias a la pasión de su hinchada.

Era Eduardo Galeano, autor de obras trascendentales como “Las venas abiertas de América Latina”, una especie de economía política latinoamericana, y “El fútbol a sol y sombra”, considerada una biblia para los fanáticos del fútbol y de la literatura.

Galeano nació el 3 de septiembre de 1940 en Montevideo. Fue periodista de varios medios, entre ellos el semanario Marcha. Estuvo exiliado durante la dictadura militar uruguaya. Escribió varios libros, ensayos y artículos que le valieron reconocimiento internacional. Falleció en su ciudad natal el 13 de abril del 2015.

El gol de su vida fue el gol que no hizo

Por Eduardo Galeano

Aquella no era una tarde de un domingo cualquiera del año 1967.

Era una tarde de clásico. El club Santa Fe jugaba contra el Millonarios, y toda la ciudad de Bogotá estaba en las tribunas del estadio. Fuera del estadio, no había nadie que no fuera paralítico o ciego.

Ya parecía que el partido iba a terminar en empate, cuando Omar Lorenzo Devanni, el goleador del Santa Fe, el artillero, cayó en el área. El árbitro pitó penal.

devanni afiche

Devanni quedó perplejo: aquello era un error, nadie lo había tocado, él había caído por un tropezón. Quiso decírselo al árbitro, pero los jugadores del Santa Fe lo levantaron y lo llevaron en andas hasta el punto blanco de la ejecución. No había marcha atrás: el estadio rugía, se venía abajo.

Entre los tres palos, palos de horca, el arquero aguardaba.

Y entonces Devanni colocó la pelota sobre el punto blanco.

Él supo muy bien lo que iba a hacer, y el precio que iba a pagar por hacer lo que iba a hacer. Eligió su ruina, eligió su gloria: tomó impulso y con todas sus fuerzas disparó muy afuera, bien lejos del gol.