Gol olímpico de Omar Pérez en el Atanasio

En la temporada 2012, en visita al Nacional, el capitán del Expreso Rojo anotó desde el tiro de esquina

Una de las joyas de Omar Pérez con la camiseta de Santa Fe es el gol olímpico que le hizo a Nacional en su casa.

Fue el 7 de octubre del 2012, cuando Santa Fe, que venía de conseguir su séptima estrella tras 37 años de espera, le empató 2-2 al equipo verde de Antioquia.

En el minuto 44 del primer tiempo, Pérez abrió el marcador con un gol olímpico, una modalidad que rara vez se ve en el fútbol.

De hecho, apenas es el segundo que se registra en la historia de Santa Fe, tras el conseguido por John Reino en el año 2000 en visita a Cartagena.

Anuncios

Copa Colombia: cuando la gloria volvió a Santa Fe

De la mano de Omar Pérez, Independiente Santa Fe consiguió en el 2009 su primer título del siglo XXI e inició el periodo más brillante de su historia

Omar Pérez muestra la copa a la tribuna durante la vuelta olímpica

Por Camilo Rueda Navarro

La Copa Colombia fue el título con el que miles de santafereños celebraron por primera vez en su vida un campeonato. Toda una generación de hinchas no había asistido nunca a una vuelta olímpica, aunque el cariño hacia su equipo se mantuvo intacto y esperaron hasta ese momento para festejar.

Fue el 18 de noviembre del 2009 en una definición de película tras empatar en el último minuto y ganar una serie de 16 cobros desde el punto penal, en una noche que consagró a Omar Pérez como líder del equipo cardenal.

La Copa Colombia fue el primer título oficial de Santa Fe en el siglo XXI

La Copa Colombia fue el primer título oficial de Santa Fe en el siglo XXI

Habían pasado 34 años desde la última estrella de la liga, y 20 desde el último título de copa, de cuya existencia algunos ni siquiera sabían. Por eso, la obtención de la Copa Colombia del 2009 es un punto de quiebre en la historia de Santa Fe.

Desde ese momento, y gracias a varios factores, el Expreso Rojo reencarriló su camino glorioso y volvió a ser protagonista del fútbol colombiano. Es por esto que esa vuelta olímpica ocupa un lugar especial en la memoria santafereña, un hito que siguió luego con más trofeos y la vuelta casi ininterrumpida a los torneos internacionales.

El torneo

En el 2008, los directivos del fútbol profesional colombiano habían determinado reeditar la Copa Colombia, un torneo que hasta entonces se había celebrado de manera esporádica y alterna al campeonato tradicional. El nuevo certamen tendría un formato anual y con la participación de todos los equipos de primera y segunda división, tal como se disputa en Europa.

La primera edición bajo el nuevo esquema no generó mayor atractivo: los medios de comunicación le dieron poca cobertura, los clubes recurrían a sus jugadores suplentes y en ocasiones los partidos se disputaban a puerta cerrada. Equidad le ganó la final a Once Caldas, mientras que Santa Fe quedó eliminado en primera ronda por la diferencia de goles a favor.

Para la edición del 2009, los grandes de la capital ganaron el grupo D, correspondiente a la zona central. Millonarios cosechó 19 puntos y Santa Fe 18, accediendo a octavos de final. A partir de la segunda ronda, y fiel a su historia, el León tuvo un camino sufrido pero victorioso.

En la ida de los octavos, Santa Fe superó 4-0 a Cúcuta. Pese al amplio margen, la llave estuvo a punto de perderse en la frontera, pues los motilones se impusieron 5-1. En la serie de penales, el rojo clasificó por 5-4.

A los cuartos de final, y por un error en el diseño del torneo, accedieron sólo seis equipos, por lo que clasificarían los tres ganadores y el equipo con mejor puntaje del resto. Santa Fe perdió la llave con Deportivo Pasto: 3-1 en la ida, y 2-1 en la revancha, pero clasificó por mejor diferencia de gol a favor.

En semifinales, los pastusos superaron al Junior de Barranquilla al ganar, sorpresivamente, los dos partidos de la serie. Santa Fe, por su parte, debió enfrentar al favorito del torneo, Atlético Nacional. En Medellín el primer juego favoreció 2-1 a los verdolagas, y en el Campín, Santa Fe igualó la serie con un apretado 3-2. En los penales, el Expreso Rojo ganó 4-2.

Final de infarto

El 11 de noviembre, en el Estadio Libertad de Pasto, se jugó el primer duelo de la gran final. En el segundo tiempo, Omar Rodríguez abrió el marcador para los locales. A seis minutos del final, Yulián Anchico empató para la visita. En el tiempo de descuento, un penal le dio la victoria a Pasto gracias al cobro de Hugo Centurión.

La revancha fue el 18 de noviembre en el Estadio Nemesio Camacho El Campín. Unos 40.000 espectadores agotaron la boletería para el partido definitivo. Pese a la fiesta roja, Pasto se fue arriba con un tanto de James Castro, luego de un rebote dado por el portero Agustín Julio.

Para la segunda parte, el técnico Germán “Basílico” González hizo dos cambios: Omar Pérez, que venía de una lesión, reemplazó a Maximiliano Flotta, y Mario Gómez sucedió a Cristian Nazarith. A los nueve minutos, el “diez” cardenal igualó el partido con remate de derecha. Pero faltaba un gol para igualar la serie.

El panorama se complicaba, luego de que el chileno Julio Gutiérrez viera la tarjeta roja. Aunque el árbitro expulsó luego a un jugador del Pasto, Santa Fe se quedó con nueve por la roja que vio Ricardo Villarraga.

Con el tiempo agotado y todo el equipo volcado sobre el arco rival, Santa Fe recibió una falta en el área. Omar Pérez volvió a mandar el balón al fondo de la red cuando el reloj marcaba el minuto 89 del partido. Se igualó la serie con un hombre menos y sobre la hora. Y el título se definiría por penales.

En la tanda de cinco, Pérez y Quintero anotaron para el local, pero erraron Valdés, González y Anchico. Pasto también había metido dos cobros y aún tenía el último, que tapó Julio. Seguía en vilo el campeonato.

Luis Manuel Seijas, Andrés González y Mario Gómez anotaron en las tandas extra. Todos los hombres de campo de Santa Fe habían cobrado y la serie estaba 5-4, por lo que la definición quedaba en manos de Julio. Pateó Oscar Altamirano y atajó el portero cardenal. ¡Santa Fe campeón!

Los gladiadores que resistieron esa histórica batalla corrieron a abrazar a Julio en el arco sur del Campín, mientras en la tribuna se daba paso al festejo. Porque ¡la gloria no se fue de Santa Fe!

Ficha del partido

Estadio: Nemesio Camacho El Campín.
Árbitros: Francisco Peñuela, Rafael Rivas y Mauricio Camargo.

Santa Fe: Agustín Julio; Sergio Otálvaro, Carlos Valdés, Andrés González, Ricardo Villarraga; Yulián Anchico, Maximiliano Flotta, Juan Carlos Quintero, Luis Manuel Seijas; Cristian Nazarith y Julio Gutiérrez. DT: Germán González.

Amonestados: Nazarith, Flotta, Gutiérrez, Quintero y Anchico.
Cambios: Omar Pérez por Flotta (45); Mario Gómez por Nazarith (45), y Mario González por Otálvaro (51).
Expulsados: Gutiérrez y Villarraga.
Goles: Pérez (56′ y 88′).

Pasto: Julián Mesa; Gilberto García, Andrés Mosquera, Germán Centurión, Luis Lora; René Rosero, Walden Vargas, Ómar Rodríguez, Ferley Villamil, Hugo Centurión; Jimmy Asprilla. DT: Jorge Luis Bernal.

Cambios: Ormedis Madera por Asprilla (67), Ferley Villamil por Castro (73), y Óscar Altamirano por Rosero (85).
Amonestados: Vargas, H. Centurión, G. Centurión, Lora, Asprilla y Rosero.
Expulsados: Lora.
Goles: Castro (45′).

El gran Santafecito lindo

En sus 75 años de historia, el cuadro albirrojo de Bogotá ha sumado un total de 13 títulos, entre ligas, copas nacionales e internacionales. Alfonso Cañón y Omar Pérez han sido los grandes referentes

El Santa Fe de los años 40, en la época amateur del fútbol colombiano

El Santa Fe de los años 40, en la época amateur del fútbol colombiano

Por Redacción deportiva
El Espectador

La conquista de la Copa Sudamericana ha sido para Santa Fe la máxima alegría en sus 75 años de historia. Fundado el 28 de febrero de 1941 por un grupo de estudiantes del Gimnasio Moderno, encabezados por Gonzalo Rueda Caro y Ernesto Gamboa, se consagró como el primer campeón del torneo rentado, en 1948, de la mano del técnico peruano Carlos Carrillo Nalda.

Se estrenó oficialmente con un empate 1-1 en Manizales, frente al Deportes Caldas, pero como el tanto cardenal fue un autogol de Rodolfo Sarria, el primer gol de un jugador santafereño lo anotó Roberto “Perro” Gámez, en la victoria 5-2 sobre Municipal, de Bogotá.

De los 18 partidos que jugó, el cuadro rojo ganó 12, empató tres y perdió tres, en una campaña en la que superó a Júnior con 27 puntos (se entregaban dos por victoria).

Pasaron 10 años para volver a celebrar. Julio Tocker conformó un equipazo, liderado por José Vicente Grecco y Juan José Ferraro. Le ganó por un punto el título a Millonarios en la última fecha, pues superó al Caldas en El Campín, mientras que los azules empataron en Cúcuta.

El “Expreso” se coronó nuevamente en 1960, pero ahora con los excepcionales Alberto Perazzo y Osvaldo Panzutto, goleador del torneo, como insignias.

En la temporada 1966 el técnico era Gabriel Ochoa Uribe y la figura Alfonso Cañón, el mejor futbolista bogotano de todos los tiempos. Con dramatismo, el cuadro albirrojo se coronó con tres puntos de ventaja sobre el Medellín. Ómar Lorenzo Devani fue el máximo artillero del campeonato.

El pentacampeonato llegó en la campaña de 1971, con Toza Veselinovic en el banquillo. Bueno, en realidad la celebración fue en 1972, pues Nacional y Santa Fe, que quedaron empatados en el cuadrangular final, tuvieron que jugar una serie extra, a finales de enero. Como quedaron 0-0 en Medellín y Bogotá, se disputó un duelo en Cali, el 10 de febrero, en el que los “cardenales” ganaron 3-2.

Ya en esa ápoca el equipo tenía un estilo de juego definido, el de el buen trato del balón que imponían sus futbolistas, por supuesto, pero sobre todo la garra y la entrega en el terreno de juego.

La sexta estrella se iluminó en 1975. Santa Fe dio la vuelta olímpica en el estadio Atanasio Girardot de Medellín, luego de vencer 2-1 al “Poderoso”, con goles de Alfonso Cañón y Héctor Javier Céspedes.

En 2012, después de 37 años de muchas tristezas y escasas alegrías, como dos títulos de Copa Colombia, en 1989 y 2009, y dos finales internacionales, las de la Copa Conmebol 1996 y la Copa Merconorte 1999, además de ídolos sin corona como Hugo Ernesto Gottardi, Adolfo “El Tren” Valencia y Léider Preciado, el “León” volvió a rugir. Wilson Gutiérrez en el banquillo; el argentino Ómar Pérez, el jugador más importante en la historia de la institución, y el presidente César Pastrana, fueron los artífices de la anhelada y esperada séptima corona.

Dos años después cayó la octava en el escudo, bordada por el DT argentino Gustavo Costas, ya en los tiempos en los que el club recuperó definitivamente el prestigio y el respeto de antaño. “La Fuerza de un Pueblo” se vistió de frac y ganó dos Superligas, ante Millonarios y Nacional, y realizó destacadas presentaciones en Copa Libertadores y Sudamericana.

Tras ser semifinalista de la Libertadores de 2013, en 2015 llegó el título internacional. En la Copa Sudamericana, el equipo dirigido por el uruguayo Gerardo Pelusso, se impuso a grandes clubes del continente como Nacional de Uruguay, Emelec de Quito, base de la selección ecuatoriana que hoy lidera las eliminatorias, e Independiente de Argentina. En la semifinal dejó en el camino a Sportivo Luqueño de Paraguay y en la serie final venció por penaltis, tras 0-0 en los 180 minutos, a Huracán de Argentina.

Las vitrinas del club, que en una época estaban llenas de polvo, porque duraron mucho tiempo sin recibir nuevos trofeos, ahora brillan como oro recién pulido. Gracias a una buena gestión administrativa, el club bogotano cuenta con una sede deportiva, en Tenjo, Cundinamarca, en la que se planea construir un moderno centro de entrenamiento, con gimnasio, zonas húmedas y hotel. Además no tiene problemas económicos y tiene una nómina para que los hinchas sigan soñando con su Santafecito lindo.

Hasta que patees el balón por última vez

Carta a Omar Pérez y a la hinchada que ha visto su baile de gambetas

Por Natti Cristancho

Querido Omar Pérez, te escribo esto para que tú y la hinchada conozca lo que siento por tí. Desde aquel 2009 en el que llegaste a Santa Fe nuestra historia cambió, ¿Coincidencia? ¡NO! , tu magia evidente en las canchas, tus pases perfectos, el gol olímpico, ese gol memorable en Santiago de Chile, tus jugadas de fantasía frente a nuestro eterno rival, hicieron que todo cambiara para nosotros.

Hoy en día somos campeones de Sudamérica, nuestra sequía de títulos quedó en el pasado y jugamos por cuarta vez la hermosa Copa Libertadores. ¡Qué presente tan lindo! Sé que para ti no ha sido fácil el camino, las lesiones se han interpuesto y agradarle a todo el mundo es muy complicado, pero realmente no me cabe en la cabeza que alguien pueda insultarte, tú siempre has entrado a la cancha a dejarlo todo y en instancias definitivas has logrado cambiar el resultado completamente. Sé que sufrir lesiones es muy difícil, sé que la vida profesional de un jugador es corta, pero tú a pesar del dolor, de lo que implica tener una lesión crónica has salido siempre a entregarlo todo.

Para mí sigues siendo la esperanza en un momento difícil, cuando un mal resultado parece inminente, tienes el toque perfecto, el pase gol ideal y eres el líder que lleva a sus guerreros a salir adelante aún cuando el tiempo se haya agotado y todo parezca perdido, siempre luchas, jamás te rindes.

Quisiera cuestionar a muchos, ¿Cuántos no darían todo por tener un ídolo como tú jugando en sus equipos?, ¿Cuántos no quisieran ver a su ídolo con los ojos llenos de lágrimas sinceras expresando su sentir por estos colores? ¿Cuántos no darían todo por tener un jugador que no cede ante las pretensiones del más adinerado del país que desarma a sus rivales para obtener sus glorias? ¿Cuántos no darían todo por tener un referente como tú en sus filas, que frente a una crisis económica estuviera dispuesto a disminuir sus pretensiones y aún así darlo todo por su camiseta? ¿Cuántos no entregarían todo por tener un jugador que sale a un partido definitivo a jugar teniendo el corazón el dolor de la ausencia por la partida de su abuelo?

Yo lo doy todo por verte un poco más, por ponerme de pie en cualquier cancha del país, del mundo y aplaudir de corazón al ver entrar a la cancha a nuestro CAPITÁN, al 10 inmortal que ocupa un sitio en los más lindos recuerdos. Sí, ese capitán eres tú, eres ese jugador que estará en las historias que contaré a mis hijos, el ídolo que nos devolvió la gloria al lado de otros guerreros que también vistieron esta camiseta a lo largo de los años.

Muchos me critican por opinar con el corazón y no con la razón, ¿Pero esto qué es? Es amor, es pasión, es entrega y eso es lo que he visto en ti, simplemente FÚTBOL. No puedo pedirle a la gente que opine como yo, o que sea agradecida, que valore lo vivido o que tenga paciencia en el presente. Sólo puedo decirte que yo y unos cuantos más, realmente la mayoría, valoramos lo que has sido, lo que nos has dado. A mis 24 años, 20 de los cuales transcurrieron sin ver al rojo de mis amores salir campeón, jamás perdí la fe, y no sólo yo, muchos otros duraron toda una vida sin ver una estrella, algunos incluso se fueron de este mundo sin ver a Santa Fe campeón, pero todos aquellos que guardaron la esperanza y siguen amando con locura al Primer Campeón, todos los que tienen, tenemos, la fe puesta en ti, estaremos contigo para la eternidad y estaremos apoyándote hasta que patees el balón por última vez.

Pdta: Te amo capitán

Omar Pérez: ¿El mejor de la historia?

El argentino ha hecho méritos para disputarle a Alfonso Cañón el honor de ser el jugador cardenal más importante de todos los tiempos

omar y cañon

Por Luis Guillermo Ordóñez Olano

Sería injusto hacer una encuesta para determinar quién es el mejor jugador de la historia de Independiente Santa Fe, porque probablemente la mayoría de los hinchas cardenales votaría hoy por el argentino Omar Sebastián Pérez, el gran artífice del lustro más exitoso del club albirrojo, fundado el 28 de febrero de 1941.

Porque antes de él muchos supercracks defendieron la camiseta del primer campeón de Colombia y dejaron en las canchas su sello de calidad. El más importante de todos fue Alfonso Cañón, el mayor descubrimiento del cazatalentos Alfonso Sepúlveda, quien convenció al presidente Gonzalo Rueda Caro para que le diera la oportunidad en el equipo profesional a este volante y delantero de apenas 1,60 metros de estatura que comenzó a jugar fútbol en el tradicional barrio Samper Mendoza, en el centro de Bogotá.

En 504 partidos Cañón marcó 146 goles y conquistó tres títulos, los de las ligas de 1966, 1971 y 1975, razones más que suficientes para que la junta directiva actual, encabezada por César Pastrana, le haya otorgado hace poco más de un mes una pensión vitalicia como reconocimiento a los servicios que prestó a la institución.

Con estadísticas menos brillantes que las de “El Maestrico”, otros grandes futbolistas se metieron en el corazón de la afición santafereña: el arquero Julio Chonto Gaviria, héroe de la primera estrella, en 1948; los delanteros argentinos Oswaldo Panzutto y Alberto Perazzo, goleadores de la conquista de 1958; Ricardo Pegnoti, figura entre 1961 y 1964; Víctor Campás, destacado en 1971; Ernesto Díaz y Carlos Alberto Pandolfi, artilleros de 1975; además de los tres ídolos de las décadas en las que el equipo no logró campeonatos, Hugo Ernesto Gottardi, Adolfo El Tren Valencia y Léider Calimenio Preciado.

Los hinchas más veteranos recordarán también a Hermenegildo Germán Antón, “Cabecita de Oro”, a Ángel Perucca, Carlos Arango, Carlitos Rodríguez, Héctor “Zipa” González, Carlos Copetín Aponte, Delio Maravilla Gamboa, Ómar Lorenzo Devani, Pedro Prospitti, René Pontoni, Wálter Sossa, Waltinho, Dragoslav Sekularac, Miguel Ángel Basílico, Luis Gerónimo López y Juan Carlos Sarnari, mientras que las nuevas generaciones preferirán a Freddy Rincón, Wílmer Cabrera, Agustín Julio, Camilo Vargas, Luis Carlos Arias o Daniel Torres.

Pero por importantes que hayan sido, ninguno, excepto Cañón, por supuesto, ha tenido la trascendencia de Omar Sebastián Pérez, quien llegó al club en 2009 y se convirtió en la piedra angular sobre la que se edificó el nuevo Santa Fe.

De la mano del 10, los cardenales conquistaron la Copa Colombia en 2009, las ligas de 2012-I y 2014-II, además de las Superligas de 2012 y 2014. Llegaron a semifinales de una Copa Libertadores y a cuartos de final de la Sudamericana, logros deportivos que respaldaron la gestión administrativa y generaron la bonanza económica que sacó al club de la quiebra y le devolvió, además de la solidez financiera, el prestigio y el respeto que parecía haber perdido décadas atrás.

Omar Pérez ha jugado 254 partidos oficiales con la camiseta albirroja y ha marcado 73 goles, el más reciente el miércoles pasado en la victoria 3-0 ante Colo-Colo de Chile, por la fase de grupos de la Copa Libertadores de América, un torneo con el que los dirigidos por Gustavo Costas quieren cerrar un ciclo glorioso.

El próximo miércoles, en el estadio El Campín, ante el Atlas de México, Santa Fe deberá ratificar su clasificación a la siguiente fase del torneo continental, cuyo título no parece una utopía tras la brillante demostración de fútbol que hizo en Santiago. “Nuestra idea es ir avanzando paso a paso con la convicción de que tenemos un gran equipo y un excelente grupo humano. Vamos por más”, señaló Pérez después del mejor partido que ha jugado el equipo en muchos años.

El máximo ídolo cardenal, poco amante de las cámaras y de las manifestaciones hacia los hinchas, pues prefiere mostrarles su agradecimiento en la cancha, admite que está muy a gusto en Bogotá y que espera quedarse muchos años en el club.

Sabe que su liderazgo y estilo de juego son fundamentales para el equipo y por eso se cuida físicamente, pues lleva varios años con una lesión de rodilla que lo obliga a hacer terapias y regular las cargas de trabajo.

Aun así, aparece en los momentos claves y marca diferencia. Por eso no es descabellado compararlo con el maestro Cañón e incluso plantear la pregunta de quién ha sido el mejor jugador de la rica historia cardenal.

*Publicado originalmente en el diario El Espectador

Seis años del debut de Omar Pérez en Santa Fe

Por IndependienteSantaFe.co

Omar-Pérez6años

El 8 de febrero del año 2009 fue la fecha en la que el actual capitán de Independiente Santa Fe, Omar Sebastián Pérez, debutó con la camiseta cardenal ante su hinchada en el Estadio Nemesio Camacho “El Campín”. Desde ese momento su magia no tardó en enamorar, después de un cobro de pelota quieta cobrado por el argentino, llegó el gol para el albi-rojo concretado por Yovanny Arrechea.

Desde entonces la entrega de “Chipakero” con el primer campeón de Colombia ha sido motivo de admiración. Omar Pérez ganó en el 2009 con Santa Fe la Copa Colombia, en el 2012 después de muchos años de sequía fue protagonista en el inolvidable séptimo título cardenal, luego de un cobro de pelota quieta levantado una vez más con sus pies, llegó el gol de la estrella definido por Jonathan Copete.

Levantó la Copa de la Súperliga de Campeones 2013 disputada ante el rival de patio Millonarios F.C. y brilló en sus presentaciones internacionales en la Copa Libertadores de América convirtiéndose en uno de los máximos goleadores de Santa Fe por torneos internacionales. Recordado por bajar su sueldo a pesar de ofertas económicas mayores que recibió de otros clubes Pérez afirmó que firmaría contrato para toda la vida con Santa Fe si así se lo propusieran.

El 15 de julio de 2012 pronunció ante la multitudinaria hinchada la famosa frase “Vamos por la octava” no tuvieron que pasar sino un poco más de dos años para que el #10 levantara de nuevo la Copa. Pérez se coronó de nuevo campeón con Independiente Santa Fe el 21 de diciembre de 2014 completando ocho estrellas en su escudo. Durante esta campaña el crack del rojo marcó su gol 100 como profesional en “El Campín” en un estadio mayoritariamente azul.

Por si fuera poco, el León acaba de vencer a Atlético Nacional por la Súperliga de Campeones 2015, Omar Pérez continúa en la nómina y con este último título aseguró su participación en la Copa Total Sudamericana 2015.

Su último juego disputado se dio el pasado sábado cuando el cuadro rojiblanco empató 2 – 2 ante Cúcuta Deportivo en condición de visitante. El capitán fue partícipe y armador de las dos jugadas de gol concretadas por el León.

Así fue como el pasado 8 de febrero Omar Sebastián Pérez cumplió seis años después de su debut con Independiente Santa Fe. Pérez continúa en la titularidad del Expreso armando el medio campo y como si los años no hubieran pasado defendiendo los colores del actual campeón de Colombia con garra y corazón. ¡GRANDE LEÓN!

Del Santa Fe de Panzutto al de Omar Pérez

Con cinco títulos en seis años, el actual Santa Fe se consolida como el mejor de la historia

omar superliga 2015

Por Camilo Rueda Navarro

El Independiente Santa Fe de principios de la década de 1960, liderado por el argentino Osvaldo Panzutto, ha sido considerado por cronistas deportivos e hinchas de la época como el mejor de la historia. Sin embargo, el actual Santa Fe, el capitaneado por Omar Pérez, ya ha logrado los méritos suficientes para ser calificado como tal.

Mientras que aquella escuadra, recordada con nostalgia, obtuvo dos estrellas y una semifinal de Copa Libertadores, el Santa Fe de los últimos años ha obtenido cinco títulos oficiales, entre ellos dos estrellas, y también ya fue semifinalista continental.

panzutto

Panzutto, con 93 goles en 165 partidos, fue el estandarte de aquel añorado equipo, que expuso el buen fútbol santafereño en los estadios de Colombia y Suramérica. Hoy disfrutamos del juego de “Chipakero”, Luis Carlos Arias y Daniel Torres, que hacen cada vez más grande la historia del primer campeón.

La gloria volvió

Bajo la dirección técnica de Germán “Basílico” González se dieron los primeros pasos para retomar el rumbo. En el 2005, Santa Fe fue subcampeón ante Atlético Nacional. Cuatro años después consiguió la Copa Colombia, el primer título oficial del siglo XXI, y empezó a volver a los primeros lugares de la liga.

Luego, bajo la administración de César Pastrana y la conducción de Wilson Gutiérrez, llegó la séptima estrella, esperada por 37 años, aquel 15 de julio del 2012. El novel técnico obtuvo el año siguiente la Superliga, nada menos que ante el rival de patio, Millonarios, ganando la primera final capitalina de la historia.

En esa misma temporada llegó a semifinales de Copa Libertadores, igualando el registro de 1961, y estuvo al borde de repetir estrella en otra final ante Nacional.

En el 2014, ya bajo la dirección del argentino Gustavo Costas, Santa Fe consiguió su octava estrella, la segunda de la década. El buen momento se ratificó el 27 de enero del 2015, cuando el León se quedó con la Superliga de campeones. Ese día, Santa Fe superó con claridad a Nacional, equipo que le había arrebatado la estrella en dos ocasiones, y al que no podía vencer en una final desde febrero de 1972, cuando conquistó la quinta estrella.

Con este triunfo, Santa Fe no sólo se validó como el mejor equipo de la temporada, sino que se convirtió en el único club en ganar dos veces este trofeo, que se disputa desde el 2012.

Además, le permitió acceder, por primera vez en 74 años, a dos torneos internacionales en la misma temporada, pues el “Supercampeón” recibe pase para la Copa Suramericana.

Mientras nuestros padres y abuelos anhelan al gran Santa Fe de Panzutto y Perazzo, nuestra generación tendrá los mejores recuerdos con este equipo de Omar Pérez y los demás leones de esta camada.